Carta de justificación de falta en el trabajo

Ya sea por enfermedad o por cualquier imprevisto de tipo personal, a veces hay que faltar al trabajo. El problema de hacerlo es que siempre hay cierto escepticismo por parte del empresario ante una ausencia laboral. Es entonces cuando resulta recomendable la carta de justificación de falta en el trabajo.

Kit dentista

Ya sea por enfermedad o por cualquier imprevisto de tipo personal, a veces hay que faltar al trabajo. El problema de hacerlo es que siempre hay cierto escepticismo por parte del empresario ante una ausencia laboral. Puede ser que tu jefe te conozca por tener trato personal contigo día a día, y en tal caso sabrá que tu ausencia se debe a un motivo de peso. Bastará con tu palabra, lo cual no quiere decir que la ausencia no tenga consecuencias (perder el sueldo de ese día). Sin embargo, es posible que tus superiores te conozcan como un número, o como una cabeza que se sienta a lo lejos, allá con las demás. En ese caso, cualquier relación que se establezca con ellos debe estar medida al milímetro.

En caso de que tu falta se deba a motivos de salud, la única justificación laboral que vale es la del médico. Tienes dos alternativas: conseguir un justificante o baja de un día, o conseguir una baja por más tiempo o una incapacidad temporal. ¿De qué dependerá obtener una cosa u otra? De tu estado de salud. Hay gente con morro suficiente, o con confianza suficiente con su médico, para lograr un justificante incluso cuando no hay enfermedad alguna. Sin embargo, por regla general os la darán cuando haya motivo. Lo bueno es que esta carta de justificación es infalible.

Pero pongamos ahora el supuesto de algo más difícil de justificar, lo que ya entraría en la categoría de . Un accidente, una urgencia familiar (marido o mujer, hijos, padres…), un compromiso, un examen académico, etc. La mayoría de estos supuestos permiten aportar pruebas. Por ejemplo, un accidente de tráfico se puede justificar con el parte del seguro, y no llevar al niño al colegio porque está enfermo, con el parte médico del pequeño.



Sin embargo, estos casos ya pueden requerir un plus de formalidad si nuestro superior es muy quisquilloso, o si nuestro cargo conlleva la representación de la empresa ante terceros (clientes, socios, etc.). Es entonces cuando resulta recomendable la carta de justificación de falta en el trabajo.

Ejemplo:

Estimado Sr/a. ….

Me dirijo a usted para justificar mi ausencia laboral del pasado día (…) de (…) de 20… . El motivo de mi falta fue (explicar motivo con educación y detalle, utilizando términos como ‘urgencia’, ‘imprescindible’ o ‘imprevisto’ para enfatizar el carácter repentino y a la vez vinculante de la situación). Cómo podrá comprobar en la documentación que adjunto a la carta, (utilizar la documentación como refuerzo del relato, y hacer hincapié en fechas y horas en caso de que consten en ella).

Espero que pueda entender la gravedad de la situación. Aprovecho la ocasión para hacerle llegar mis más sentidas disculpas, así como para garantizarle que me pondré al día en cualquier tarea que quedara pendiente o sufriera retraso por mi falta.

Reciba un cordial saludo,

(Firma y fecha)”

Esperamos que esta información os haya sido muy útil.

Foto: Protocultor en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...