Un decálogo del buen trabajador

Trabajador

Cómo tiene que ser un buen trabajador.

Cuántas veces habremos leído decálogos a lo largo de nuestra vida. Decálogos sobre todo tipo de temas: el buen alumno, el buen profesor, el buen periodista, el buen escritor, el buen lector. Y decálogos de muchas clases: serios, rigurosos, picarones, burlescos, humorísticos. Los hay destinados a entretener y divertir, y también los hay que tratan de ser constructivos. Hoy toca dedicarle unas líneas al buen currante, al trabajador constante que se levanta cada mañana para servir a su empresa. Creo que merece dedicarle formalidad al asunto, pero no demasiada, porque en un trabajo no todo es formal y un trabajador no siempre está al pie del cañón. Por eso he decidido dividir el decálogo y dedicarle cinco puntos serios y otros cinco un poco “menos serios”. Al fin y al cabo, siguen siendo verdades como una catedral.

Si eres trabajador o pretendes llegar a serlo, en ese caso deberías tener en cuenta que:

1) El buen trabajador es un buen madrugador. Alguien que es capaz de llegar todos los días a tiempo a su oficina y que se le reconoce por su puntualidad.

2) El buen trabajador sabe cuál es el rol que desempeña, aporta ideas y proyectos para intentar cambiar o, al menos, mejorar las cosas en la empresa y la concentración le acompaña siempre en su trabajo.

3) El buen trabajador tiene autoestima y crece día a día, es competente en el trabajo en equipo, desarrolla sus habilidades sociales y es capaz de liderar.

4) El buen trabajador sabe convertir la derrota en una oportunidad de cambio, de entusiasmo y de motivación.

5) El buen trabajador es honesto y sincero, tanto en su currículum como en el día a día con la empresa.

6) El buen trabajador se asegura de que al final del turno de trabajo sigue siendo empleado de la compañía.

7) El buen trabajador sabe que si quiere guardar un secreto, nunca se lo debe contar a su jefe.

8) El buen trabajador sabe que se está haciendo viejo cuando piensa que su empresa ha sido justa con él.

9) El buen trabajador antes de hablar, se asegura de que su cerebro actúa de filtro de lo que siente su corazón.

10) El buen trabajador sabe que si su jefe es incapaz e increíblemente predecible, debe pensar en su estómago. Él le ayudará a descubrir su capacidad y su insospechado talento.

Existen muchos puntos más que podría tratar, pero que por ser un decálogo no puedo añadir aquí. Pero, con todo, seguro que ha resultado constructivo y divertido. Seguro que al menos uno de los puntos no lo conocías. Seguro que a partir de mañana ya serás un buen trabajador.

Fuente: buscartrabajo.com

Foto: Ana Bastida

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...