Seducción e histeriqueo en el trabajo

La seducción en el trabajo es un tema que despierta ratones a muchos. Yo os pregunto ¿Existen los “jueguitos” en las oficinas? ¿Hay amoríos laborales? Sin responderme aún, intuyo una respuesta unánime de todos: los lugares de trabajo sí son espacios que se prestan a la seducción, juegos, histeriqueos e incluso infidelidades. Aquí nos adentraremos al porqué ocurren estos histeriqueos o juegos de seducción en el trabajo.

Seducción e histeriqueo en el trabajo

La seducción en el trabajo es un tema que despierta ratones a muchos. Yo os pregunto ¿Existen los “jueguitos” en las oficinas? ¿Hay amoríos laborales? Sin responderme aún, intuyo una respuesta unánime de todos: los lugares de trabajo sí son espacios que se prestan a la seducción, juegos,  histeriqueos e incluso infidelidades.

Con solo ponernos a pensar un poquito encontramos muchas situaciones que nos guían y dirigen a la seducción en el trabajo, ya sea que nos haya pasado en primera persona o porque lo observemos en algunos compañeros de trabajo. A quienes estén pensando en estas situaciones, os ayudo a reconocer a algunas de ellas; roces en la fotocopiadora, encuentros en la máquina de café, miradas cómplices y cruces en los pasillos, caramelos en los escritorios…

Así mismo, llevándolo a primera persona, ¿Cuántos se han puesto contentos de que suene la alarma del despertador para ir a trabajar? Paradójicamente a muchas situaciones, cuando existe un “interés personal” que se relaciona con una persona en la oficina o en un lugar de trabajo, las personas suelen alegrarse de ir a trabajar. Pero lo más anecdótico de estas situaciones es que la gran mayoría de los casos de seducción e histeriqueo en el trabajo tienen un denominador común: las personas que acceden a ellos están en pareja ¿Por qué pasa esto? ¿Por qué las oficinas se convierten en lugares de coqueteos para personas con pareja?


Leyendo una nota de la psicóloga y sexóloga Adriana Arias, publicada en Entremujeres, pude ir comprendiendo mejor el tema pero debo reconocer que no me sorprendió mucho ya que, lamentablemente para la armonía de las parejas, el deseo y coqueteo laboral están a un paso de las personas, aunque convengamos que para dar ese paso las mismas deben estar predispuestas, algo que no tendría lógica en quienes están enamorados.

Lo cierto es que las oficinas se vuelven entornos de deseos, de lo prohibido, de los jueguitos y, sobre todo, lugares privados donde las pareja no tiene acceso, a menos que trabajen juntos. Este contexto, acompañado de otras circunstancias, es lo que va despertando los ratones de las personas, mejor dicho, va despertando el erotismo, el ánimo y el autoestima de las personas.

Pero el punto es ¿Por qué con compañeros de trabajo? ¿Por qué no se puede lograr ese estado con la propia pareja? Ahí es donde las palabras de Adriana Arias nos pueden orientar mejor. Arias nos aclara que el erotismo es amigo del misterio, de lo no anticipable, de lo incierto y es un enemigo de la rutina, lo estable y lo seguro. En este sentido, al ser las parejas algo estable corren el riesgo de caer en una trampa y perder uno de los ingredientes claves para mantener viva la seducción en las parejas.

Cuando esto se va perdiendo, las personas comienzan a buscar este misterio en otras partes que, generalmente, desembocan en el trabajo.  Y no es por casualidad que caigan en el trabajo, pensemos un poco. Cuando uno sale a trabajar se arregla, se maquilla, se viste bien, se perfuma y cuando arriba a la casa se pone cómoda, lo que implica una vestimenta común, sin importar mucho el estar desalineada. Esto es porque arribamos al lugar de lo seguro que, de seguir así, no va a ser seguro por mucho tiempo.

La psicóloga y sexóloga también nos habla de devolver ese misterio del trabajo a nuestras casas, a nuestras parejas, arreglándose y preparándose para ellas. Hacer de la rutina algo incierto para así ir devolviendo el erotismo a la pareja y que los entornos laborales continúen siendo lugares de histeriqueos pero para quienes estén solos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...