Relaciones amorosas en el ámbito laboral

Cuando una relación de empleo, se vincula al amor, frecuentemente trae cambios que hay que saber manejar para no generar dificultades.

La ética y el profesionalismo son claves a la hora de desempeñarse en el ambiente laboral. Claro que en determinadas situaciones, es difícil mantenerlas intactas. Generalmente esto ocurre cuando se presentan escenarios difíciles de dominar o que exceden el manejo del trabajador.

La relación entre el amor y el empleo

La relación entre el amor y el empleo

Una de estas situaciones ocurre cuando se ven involucrados sentimientos en el trabajo. Frecuentemente, y cada vez más común, existe el amor entre personas de una misma empresa. Ante esto, se presenta el clásico dilema entre si corresponde o no que estas relaciones proliferen o si es mejor reprimirlas – en caso de que sea posible- antes de que se convierta en un asunto mayor.

No todas las relaciones son iguales y en el empleo eso no es una excepción. Se detecta una marcada diferencia, dependiendo de la relación que mantengan los involucrados.

En el caso de que se trate de una relación entre pares o compañeros, puede establecerse una paridad que no compromete la autoridad de ninguno de ellos. Si bien, probablemente puede tenderse a trasladar los problemas domésticos al círculo laboral o viceversa. Algunas empresas optan por no contratar a personas que se vinculan afectivamente, o familiarmente, para dividir las aguas. Pero nada puede hacerse si este amor nace en la convivencia laboral; lo que si puede hacerse es garantizar las políticas de la empresa para evitar procedimiento o actuaciones fuera de ética profesional.


Se trata de un caso completamente diferente cuando la relación amorosa implica a un empleado y a su superior, directo o indirecto. Esto se acentúa si la autoridad o superior es de género masculino; por las suposiciones clásicas que surgen en los pasillos acerca de los beneficios que la empleada podría obtener como consecuencia de esta relación.

Si en el caso anterior – entre pares- estaba mal visto, es aun peor en el siguiente, ya que se compromete indefectiblemente la prudencia y la ética. En estos casos es indispensable poseer la habilidad de saber separar, aunque resulte difícil, de la persona-trabajadora a la de la persona-sentimental.

Vínculos amorosos entre pares y superiores

Vínculos amorosos entre pares y superiores

Estas relaciones surgen por una razón muy sencilla; la actualidad ha obligado a pasar cada vez más tiempo en el trabajo y por ello también ha habido un aumento de romances en este entorno. Amores entre colegas, con supervisores o con subordinados, al parecer es cada vez más común entre los trabajadores.

Tanto se ha popularizado esta tendencia, que ya no se encuentra tan mal conceptuado; según encuestas el 63% de los trabajadores aseguró estar de acuerdo con los romances entre compañeros de labores.

Con el correr de los años, el sitio de empleo se convirtió en el eje central de la vida de millones de personas. Al tratarse dele lugar donde la gente pasa la mayor parte del tiempo- aún más que en su hogar-, por lo tanto, interactúan más, se conocen más a fondo y comparten o resuelven conflictos emocionales, lo que puede llevar en determinado momento a despertar el amor. Sin ir más lejos, se trata de un lugar para conocer gente tal como se hace en cualquier otro ámbito de la vida personal y extra laboral.

Como resultado de la misma encuesta sobre una base de mil trabajadores, al cuestionar acerca de si se ha tenido un romance en el empleo, un 30% reconoció que ha tenido una relación de este tipo, y un 12% afirmó haber tenido un amorío, pero oculto.

Mientras que el 37% que afirma que nunca ha tenido un amor en el trabajo, pero no le importaría tenerlo. Por el contrario, todavía hay quienes se muestran reticentes; el 33% de los encuestados asegura que jamás tendría una relación de este tipo.

Volviendo al tema anterior, el panorama es distinto. Las cosas se complican cuando la relación es entre jefe y subalterno, es decir, cuando existe otro tipo de sentimientos en una relación de dependencia de cargos, puede ser más difícil mantener la objetividad en la evaluación de desempeño o evitar que se mal interpreten las oportunidades laborales de quien ocupaba un cargo menor. Lo que genera una situación incómoda para ambas partes.

Hay una absoluta coincidencia; lo importante es que no afecte el rendimiento y producción de los trabajadores o el clima laboral al interior de la empresa. Es más suave la noticia cuando se refiere a una relación establecida en una misma área, en este caso, lo ideal sería promover a alguna de las personas hacia otra gerencia o departamento para evitar conflictos. Previamente, sería apropiado que alguna de las partes haga conocer al superior acerca de esta relación y que este no se entere por comentarios de bocas ajenas de los involucrados en el sentimentalismo. Este es un gesto propio y apreciado, para que quien maneja a estas dos personas pueda tomar cartas sobre el asunto en cuanto lo considere necesario.

Pero no todo es negativo. Otros estudios aseguran que las relaciones amorosas entre compañeros de trabajo proporcionan un mayor rendimiento laboral y crean un ambiente más distendido. Esto se debe a que los trabajadores que ligan con compañeros tienen más energía y, por eso, rinden mejor. Y si el amorío acaba en algo más serio, la dirección debe estar atenta al respecto.

Tanto en el caso de que exista una amistad o una relación de pareja en el trabajo, para que ésta no afecte el desempeño laboral, se sugiere la honestidad con si mismo y con los demás. También es recomendable ser profesionales y discretos, no mostrando tratos especiales frente a los compañeros de trabajo.

Hay que saber el respeto al espacio vital de cada uno es indispensable, así como evitar meterse en el área laboral del otro. Cada cosa en su lugar, por lo que deben solucionar los problemas del trabajo en el trabajo y los de pareja fuera de la empresa. Además, no es conveniente utilizar los medios que la empresa proporcione para coquetear, como por ejemplo, el correo electrónico o la mensajería instantánea. Fuera del aspecto laboral, lo mejor es evitar hablar de temas relacionado con éste.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...