Recursos Humanos en China

China se encuentra, en la actualidad, viviendo un proceso de modernización en cuanto a la legislación laboral y su regulación; intentando acercarse a las prácticas internacionales mejor vistas por el mundo empresarial pero también por el laboral que tiene grandes expectativas respecto de los cambios que comienzan a generarse en el país oriental.

Trabajadores chinos

Desde hace algunos años asistimos al gran crecimiento de China que se ha erigido como una de las grandes potencias mundiales, dejando atrás aquéllos históricos momentos de un comunismo que no le permitía crecer y vincularse con el mundo globalizado. Hoy, casi podemos asegurar que China es uno de los mercados dominantes que marcan tendencia y es emulado por economías emergentes con mejores o peores resultados. De hecho, según predicciones económicas realizadas por Goldman Sachs, China será la economía dominante dentro de treinta años.

El gran despegue de China sólo fue posible gracias a increíbles cambios y transformaciones que afectaron no sólo a las industrias y diferentes economías sino también a la sociedad civil y al mercado laboral que, desde la óptica occidental, creemos excesiva y abusiva; sin embargo para sostener el debate es importante tener un mejor conocimiento del manejo de los recursos humanos en China.

Los salarios bajos, las jornadas laborales extenuantes y una población excesivamente populosa que ya ha superado holgadamente el millón de personas, de la cual es mano de obra activa sólo el 65% de la población – poco más de 800 millones de personas- y de los cuales el 57 % se distribuyen en los sectores industriales y de servicios.


La postal que nos ha marcado del modelo laboral chino está relacionada con la explotación: Condiciones sanitarias de trabajo que rozan lo insalubre, jornadas diarias de entre 10 y 12 horas de trabajo que se repite seis veces a la semana cuando no siete, cantidades extraordinarias de horas extras mensuales a pesar de una ley que admite 36 como tope, falta de control médico a los trabajadores, aplicación de medidas “disciplinarias” abusivas y denigrantes con los obreros, multas por bajo rendimiento o errores en el trabajo y salarios que apenas permitían al trabajador alimentarse y mantener una familia con recursos básicos. En esta postal, por otro lado, jamás pudimos ver una mujer trabajando fuera del hogar, dado que su “función” era servir a su familia sin recibir compensación a cambio.

A pesar de estos datos que, a simple vista parecen desalentadores, China es de uno de los países que mejor ha sostenido los bajos niveles de desempleo que pocas veces ha superado el 5% (según cifras oficiales) y que tiene una alta tasa de rotación de personal y jubilaciones anticipadas.

De la realidad que creímos conocer y repudiamos y que nos mostraba trabajadores disconformes, sin calificación, tercerizados, con salarios prácticamente indignos (por debajo de los 80 euros mensuales) y muy pocos beneficios sociales si no nulos, parece que poco a quedado.

Ley de Empleo china

Realidad que, por otro lado, fue posible gracias a que una gran cantidad de empresas habían decidido montar sus talleres de fabricación en China para beneficiarse de los bajos costos de la mano de obra y poder hacer así, su producción mucho más competitiva en el mercado global.

Probablemente ha sido la apertura al mundo globalizado y la inyección de capitales extranjeros los que han dado a China la necesidad de empardarse en cuanto a leyes laborales y de recursos humanos se refiere, para no marcar diferencias con el resto del mundo y permitir, de esta manera, que no existan barreras para nuevas empresas que pretendan desembarcar en el gran Dragón de Oriente.

China se encuentra, en la actualidad, viviendo un proceso de modernización en cuanto a la legislación laboral y su regulación; intentando acercarse a las prácticas internacionales mejor vistas por el mundo empresarial pero también por el laboral que tiene grandes expectativas respecto de los cambios que comienzan a generarse en el país oriental.

El ingreso de empresas de capital extranjero generó que el personal calificado comenzara a ser considerado y surgió la necesidad de captarlo y retenerlo, ello liberó los salarios, y empujó a que las empresas locales y extranjeras se preocupen por ofrecer mejoras sociales que antes no se daban: vacaciones, horarios flexibles, la posibilidad de hacer una carrera profesional dentro de una empresa y ser premiado por la obtención de resultados.

Otro aspecto que ha tomado importancia es el de la seguridad laboral y la prevención de accidentes por medio de inversiones para poner en marcha dispositivos de seguridad así como capacitación en igual área. Todas las medidas buscan proteger al trabajador que comienza a tener un papel preponderante en la economía China.

operaria china

La nueva ley laboral china entró en vigor el 1 de Enero de 2008 aunque se implementa con mayor o menor intensidad, pues existen discrepancias sobre la implementación de la misma, esta nueva ley, en pocas palabras, viene a empardar la situación del trabajador chino con la del mundo occidental: mejores y más justos contratos laborales, salarios, seguridad, vacaciones, beneficios sociales, jornadas laborales, capacitación permanente y otros ítems que China comienza a implementar con uniformidad en todas sus industrias.

La nueva legislación laboral introduce importantes cambios sobre todo en el área de los derechos del trabajador y de la creación de empleos, siendo la más importante de las últimas medidas la promoción de la celebración de contratos laborales por escrito y por tiempo indefinido, intentando dar por tierra a los contratos temporales de empleo que se irán erradicando de manera paulatina pues, desde ahora, el empresario sólo podrá realizar dos contratos temporales seguidos, en vez de poder utilizarlos la cantidad de veces que creyera conveniente.

Se eliminaron las multas que se aplicaban a los trabajadores cuando renunciaban a sus empleos, que se traducían en penalizaciones económicas; las horas extras que se pueden realizar por mes están limitadas; se mejoran los salarios y se brinda a los trabajadores la posibilidad de hacer una carrera profesional dentro de la empresa en la cual se emplea; admite la formación de sindicatos y prohíbe la penalización por reclamos de los trabajadores.

Entre otras medidas se exige a las empresas que mejoren el clima laboral y las condiciones en que los trabajadores desarrollan sus tareas, volviendo más seguro el ámbito donde se emplean para reducir los riesgos de accidentes.

Así, quizás dentro de algunos años más podamos hablar del nuevo modelo de empleo chino como uno de los más justos y efectivos a la hora de mejorar la producción sin postergar los derechos de los trabajadores.

Fuente: Capital Humano, OIT, Embajada de China, Rebelión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...