¿Qué contestar cuando te preguntan por tu mayor debilidad?

Una entrevista de trabajo es muy importante y debes entender algunas técnicas para expresar correctamente tus debilidades.

Aprende a dar respuestas seguras sobre tus debilidades

El sólo hecho de estar en una entrevista de trabajo representa una carga de incertidumbre y nerviosismo, pero esto se acrecienta cuando quien entrevista te realiza preguntas personales como cuál es tu mayor debilidad. En este momento tus pensamientos entran en conflicto y tu corazón se acelera más de lo debido.

El entrevistador tomará en cuenta tu reacción inmediata, esa es su intención, pero si te has preparado para enfrentar estas situaciones incómodas, debes mostrar una actitud natural y neutralizar cuanto antes la pregunta, con una respuesta honesta y hasta previamente planificada.

La verdadera intención de este tipo de preguntas

Simplemente quieren conocer tu carácter y reacción ante situaciones incómodas que fácilmente pueden desestabilizar a cualquiera. Además, el hecho que reconozcas tus debilidades, te muestra como una persona honesta, que puedes ser falible.

Para ciertos especialistas laborales, se trata de una pregunta filtro donde se decide descartar al candidato o no. También existen aquellos expertos que ven como absurdo el formular este tipo de preguntas, porque argumentan que la misma no les precisa si la persona está o no capacitada para el cargo.

Lo cierto es que el preguntarte por tu mayor debilidad o por tus mayores fortalezas, muestres una actitud segura, no evadas las preguntas o divagues en la respuesta, contesta con claridad y confianza, siempre mirando al entrevistador, para trasmitir credibilidad.

Qué hacer ante la posibilidad de una pregunta acerca de tu mayor debilidad

Debes prepararte previamente. Es importante que reflexiones sobre tus fortalezas y debilidades, las reconozcas y te realices una autocrítica, de esta manera podrás enfrentar no sólo preguntas personales que puedan surgir en tu entrevista laboral, sino también estar consciente qué hacer ante situaciones que requieran un rápido actuar.

No mientas ni divagues, es más conveniente responder de qué manera estás afrontando esa debilidad muy bien sea para sobrellevarla o para convertirla en una fortaleza, hazlo sin dramas o con respuestas preconcebidas que lleven el reclutador dudar de tu honestidad y capacidad de afrontar las dificultades.

En definitiva no debemos aparentar o mostrar quien no somos, el ser vanidosos o deshonestos conlleva a fracasar no sólo en el ámbito laboral sino también en lo personal. De los errores se aprende, y las debilidades pueden ser fortalecidas cuando se reconocen y se trabaja a tiempo en ellas.

Posibles respuestas

Algunos expertos, por sus experiencias como reclutadores, ofrecen distintos ejemplos de respuestas ante una pregunta sobre la mayor debilidad al candidato en su entrevista laboral. Entre estos ejemplos están:

1) Soy impuntual pero cuando comencé con mis estudios universitarios en mi primer trimestre perdí evaluaciones por llegar tarde, por eso empecé a utilizar mi reloj en el cual programo varias alarmas, de este modo nunca llegué tarde a mis clases o a otro lugar.

2) Soy olvidadizo, por ello utilizo una agenda digital que tengo tanto en mi móvil como en mi PC, en la cual programo y puntualizo las tareas o asuntos que tengo pendientes y las cumplo. Éstas las programo con anticipación.

Lo importante es que en tu respuesta, además de sincerarte con una verdadera debilidad relacionada con el trabajo, puedas decir como la has solucionado, destaques una experiencia con la cual aprendiste y cómo la convertiste en una fortaleza.

No te vayas a lo personal, enfócate en lo laboral

Cuando te preguntan sobre tu mayor debilidad, puede ser que lo primero que se te viene a la mente es una debilidad personal como que eres muy sensible o no te aceptas a ti mismo(a). Esto no le interesa al reclutador, porque lo que quieren conocer son aquellas debilidades que puedan afectar tus funciones laborales.

Por ello, debes señalar debilidades que se relacionen con actividades laborales pero las cuales estás solucionando para convertirlas en fortalezas. Es importante que no menciones alguna que sea esencial para el cargo al que te postulas; por ejemplo, que no eres muy comunicativo y estás optando a un puesto en el departamento de atención al cliente.

Otro punto importante es que las historias o experiencias que utilices para demostrar como gracias a éstas has sobrellevado esa debilidad, sean verdaderas pero sin dramas personales. Es inaceptable que incluyas tus problemas personales en tu plano laboral.

Seguridad y honestidad

Estos dos valores deben estar siempre presentes en tu entrevista laboral; cualquiera fuese la pregunta que te haga el entrevistador debes responderlas sin titubeos y con franqueza. Igualmente, mantente en una posición erguida pero que tampoco parezca un robot, esto también permite mostrarte seguro y confiado.

Es importante que mantengas contacto visual con el entrevistador demostrando así interés y seguridad; asimismo, trata de crear un ambiente más cordial sonriendo una que otras veces, tanta seriedad y rigidez no es muy agradable porque crea una barrera un tanto incómoda.

Recuerda ser humilde y sincero en la entrevista acerca de tu experiencia y capacidades, así como con tu mayor debilidad, los reclutadores reconocen cuando se les miente o evade, y estos es perjudicial para la decisión final de darte o no el trabajo. Cree en ti, confía en tus conocimientos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...