¿Puede un empleado ser el mayor enemigo de una empresa?

Existen empleados que sin darnos cuentas se convierten en la mayor amenaza de todo el sistema de la empresa

Un empleado obligado es un enemigo de la empresa

Muchas veces las personas toman el primer empleo que les aparece y olvidan muchos factores tanto personales como externos, que les podría traer el éxito que esperan en los proyectos laborales. La crisis y la desesperación propia de este tipo de situaciones económicas, suele obligar a que un trabajador se lance a propuestas de trabajo para las cuales no está hecho, convirtiéndose en un enemigo de la empresa.

¿Cómo convertirse en enemigo de la empresa?

Cuando una persona toma un empleo sólo por hacer algo, como una medida desesperada o por obligación, se convierte inevitablemente en un enemigo de la empresa, pues no tendrá verdadero interés ni motivación para realizar las tareas designadas.

Claramente trabajar es una tarea que realizamos de forma cotidiana y para obtener beneficios económicos, y aunque a veces resulta tedioso por ciertos agentes externos, por lo general siempre es sumamente importante sentir agrado por lo que se hará, o de lo contrario la productividad disminuye y las actividades en grupo no funcionarán, llegando incluso a afectar el ambiente laboral. Sólo eso basta para que alguien se convierta en enemigo de la empresa, pues el trabajo se tornará una obligación y nadie puede dar todo su potencial bajo dichas condiciones.        

¿Cómo identificar un trabajador desmotivado?

El desinterés o el desagrado por un trabajo es bastante notorio, es de esas actitudes en la que la persona está constantemente viendo la hora de irse, no le llena lo que hace y hace lo que sea por ser despedido. Si se trata de alguien conformista, este buscará cualquier cosa con tal de mantenerse en el puesto que esté, recibir su paga y no ser despedido.

Otro aspecto, es que si se trata de un trabajo en el cual se deba atender clientes, las demandas no son atendidas con celeridad ni efectivamente. Otro enemigo de una empresa, y sin duda el mas peligroso, es aquel que tiene algún tipo de resentimiento hacia su jefe o sus compañeros de trabajo.

Los trabajadores resentidos por no obtener un aumento o un mejor puesto, buscan dañar el nombre de la empresa bien sea afectando la infraestructura, los productos o afectando a los clientes, lo que provoca que la empresa decaiga. También puede ocurrir que no realice sus actividades o afecte las labores de sus compañeros.

Lo mejor en estos casos, si usted es un trabajador, es que renuncie y si usted amigo lector, detecta un empleado desmotivado, despídalo, pues ante todo está el renombre de la empresa. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...