Preselección de cursos

Creo que el dinero público destinado a los cursos formativos está por debajo de lo que debería ser. La gente necesita estar preparada por lo que hay que dar les herramientas y posibilidades. Pero también soy de la opinión que ocurre que las formaciones impartidas en muchas ocasiones no están adaptadas a lo que las empresas demandan. No es cuestión de sacar una cobertura de cursos de cualquier materia para “entretener” a la gente desempleada; necesitan ayudar a hacer que sus candidaturas estén más acorde con lo que las empresas necesitan. De todas formas, esto lo abordare con más profundidad otro día.

cursosEn la actualidad, se está incrementando el número de personas interesadas en realizar alguna de las múltiples formaciones subvencionadas que hay en distintos centros e instituciones. En gran parte, se debe al incesante aumento de las personas que cada día se quedan sin trabajo.

Ahora mismo, hay muchas más personas interesadas en realizar formaciones totalmente gratuitas que cursos disponibles.  Tenemos que darnos cuenta que para cada curso suele haber disponibles de 12 a 20 plazas, mientras que, para muchos cursos, el número de solicitudes está superando todas las previsiones, haciendo las labores de preselección complicadas, a la vez que dramáticas.

Por ello, muchos centros hacen una mínima prueba de conocimientos que les ayuda a tomar la decisión de qué candidatos son lo más adecuados; así se consigue tener un grupo con unos conocimientos homogéneos acordes al nivel, al menos teóricamente. Suele ocurrir que en este tipo de cursos los seleccionados convierten al grupo en uno heterogéneo; personas que no tienen ni idea de la materia y otros con conocimientos sólidos. Esto supone que el ritmo del grupo y del curso no sea el adecuado, por lo que se convierte en un factor perjudicial para todos. Por supuesto, la culpa no la tienen ni los alumnos ni los formadores, sino los encargados de hacer la selección previa. Queda, además comprobado, que estas pruebas tipo test no son las más correctas para hacer una selección.


Además, la preselección de estos cursos es un proceso donde se marea a todos los candidatos: les hacen llevar a la hora de hacer estas pruebas, dos fotocopias del carné de identidad, de la tarjeta de la seguridad social y de la cabecera de la última nomina (para trabajadores en activo) o de la tarjeta de demandante de empleo (para desempleados)…

Es un requisito PARA HACER LAS PRUEBAS, NO PARA INSCRIBIRSE. Si no eres seleccionado para los cursos, se quedan toda esa documentación, sin dar detalles de qué hacen con ella. Y yo me pregunto: ¿Para que la necesitan? Al no tener una respuesta clara, solo me queda pensar que no es para nada en particular; es una forma de marear al personal y hacerles gastar en fotocopias. Me parecería totalmente aceptable que esto ocurriera una vez ya seleccionados y aceptada la plaza. 

Hay centros que han mejorado y requieren hacer la preinscripción a través de la red, usando su página Web, que agiliza y facilita mucho los trámites a los candidatos, sin necesidad de hacerles acudir a ningún sitio ni aportar a priori ninguna documentación. Lo negativo es que, supuestamente, tienen que llamarte o enviarte una carta informándote de los siguientes pasos a seguir. La realidad es que suele quedarse simplemente en buenas intenciones. Me consta que mucha gente, tras hacer la preinscripción vía telemática, ya no vuelven a saber nada más de ese curso. La cuestión es: ¿Qué alguien hará esos cursos? Además, acudir a los centros para intentar hacer la preinscripción en persona, no sirve de nada porque indican amablemente que hay que hacerlo a través de la red.

Desgraciadamente creo que la selección en las pruebas selectivas para determinar qué alumnos van a tener la suerte de recibir este tipo de cursos totalmente subvencionados no está muy clara. Siempre queda la sensación de que las selecciones del alumnado no sean del todo limpias y no estoy afirmando nada simplemente es una suposición. 

Creo firmemente que la forma de selección para este tipo de cursos en los que hay tanta demanda debería ser pública para poder comprobar y saber qué criterios se han seguido para determinar qué alumnos hacen ese curso. Esto dejaría mucho más tranquila a las personas que no han sido seleccionadas. Muchas veces se hacen pruebas y se desconocen los motivos por los que no resulta uno seleccionado. Las causas pueden ser por exceso de conocimiento o por carencia del mismo. Sea cual fuere la razón, es necesario informar a la gente.cursos-1

A este paso sino vamos a tener que volver al sistema de algunos centros que dan plaza por orden de llegada a la preinscripción previa o que dan un número de preinscripción y luego sortean por número las plazas. No es la mejor solución, sin embargo, al menos de esta forma, es el azar el que permite recibir una plaza para los cursos deseados.

Por supuesto, en las formaciones de pago no hay problema. El solicitar información suele ir seguido de un acoso insistente de que quedan pocas plazas. No deja de ser una presión, no ya tanto por el número de plazas libres, sino por el reducido número de alumnos inscritos. Lógicamente, antes de invertir vuestro dinero, debéis pensároslo bien y estar seguros de todo, teniendo muy claro por qué lo hacéis y sabiendo que las posibles salidas os las tendréis que buscar vosotros (Hay cursos que dicen garantizar unas prácticas, que pueden o no ocurrir una vez empezado el curso).

Creo que el dinero público destinado a los cursos formativos está por debajo de lo que debería ser. La gente necesita estar preparada por lo que hay que dar les herramientas y posibilidades. Pero también soy de la opinión que ocurre que las formaciones impartidas en muchas ocasiones no están adaptadas a lo que las empresas demandan. No es cuestión de sacar una cobertura de cursos de cualquier materia para “entretener” a la gente desempleada; necesitan ayudar a hacer que sus candidaturas estén más acorde con lo que las empresas necesitan. De todas formas, esto lo abordare con más profundidad otro día.

En conclusión, debería haber una mayor claridad a la hora de poner en marcha la maquinaria selectiva para los cursos subvencionados ya que todos tienen derecho a solicitarlos y la cuestión es que los realicen aquellos candidatos más cercanos al nivel en que comienza la acción formativa aportando datos que así lo demuestren. Luego mayor control en la cobertura de plazas que queden vacantes porque muchos cursos finalizan con menos de la mitad de personas que comenzaron por no hacer un adecuado seguimiento. Y lo triste de todo esto es que muchas personas con interés en recibir esa formación se quedan sin ella por una mala gestión y coordinación de toda esta maquinaria.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...