Preguntas poco convencionales en una entrevista… y sus respuestas

Durante las citas de empleo hay determinadas preguntas que parecen ser clásicas pero que dicen poco del entrevistado, estas preguntas dejan ver un poco más allá de lo que suele conseguir en la típica entrevista.

Las preguntas que tradicionalmente se hacen durante una entrevista, orientadas hacia el desempeño, las tareas y la responsabilidad son útiles, pero las respuestas a esas preguntas no suelen iluminar el compromiso o la inteligencia emocional que el trabajo requiere. En la actualidad, se presentan una serie de preguntas novedosas para usar en entrevistas laborales cuando hay que preguntar, o responder, dependiendo de la situación en la que se encuentre.

Preguntas menos comunes pero más útiles

Preguntas menos comunes pero más útiles

Todo entrevistado asiste a una entrevista “programado” para contestar las típicas preguntas, pero lo interesante sucede cuando se sale de ese circuito común y se intenta sacar a la luz la autentica personalidad de entrevistado fuera de las estrategias comunes de respuesta y evasivas clásicas.

Hay que saber que poniéndose de parte del entrevistador, al realizar otras preguntas, es sorprendente lo que se averigua. Esos hallazgos pueden ayudarlo a tomar mejores decisiones, disminuir los cambios de personal y reducir de manera significativa los costos de contratación.

A continuación, una lista de preguntas legales, indiferentes al género y basadas en la conducta, diseñadas para hacer surgir las actitudes más profundas y complejas y los esquemas de pensamiento de un candidato para un puesto.


– ¿Qué me preguntaría en este instante?
Respuesta correcta; No es conveniente intentar preguntar algo realmente profundo ni intentar salir del paso con alguna comicidad. Lo más recomendable es realizar una pregunta con respecto al tema que se venia tratando hasta ese momento. Si se trata de una pregunta inicial, lo mejor es dar vuelta la situación y poner en examen al entrevistador con una pregunta como “¿Me pregunto que impresión le genera mi presencia?” y puede explayarse manifestando que se pretende demostrar todo el interés y compromiso que se tiene por el posible puesto en cuestión.

Cita de empleo

Cita de empleo

– ¿Qué me resultaría verdaderamente sorprendente con respecto a usted?
Respuesta correcta; Hay que saber cuándo sincerarse completamente y cuándo no. Dependiendo del clima que se viva en esa entrevista, varía la respuesta. Si la consigna pide algo “sorprendente” hay que responder a ese nivel, y evitar las frases trilladas como “soy detallista” u “obsesivo por el empleo”. Estas son frases poco creíbles y armadas. Lo mejor es ser espontáneo pero con mesura y atendiendo al pedido; decir lo que el entrevistador quiere escuchar.

– ¿Cuál es su verdadera motivación para cambiar de trabajo? No, la razón real.
Repuesta Correcta; Jamás y bajo ningún concepto hay que hablar mal del trabajo actual o de antecedentes, menos aún de jefes, superiores o compañeros, ya que esto otorga un pésima imagen. Lo mejor es adjudicarlo a cuestiones personales, como la necesidad de auto superación o interés por el cambio.

– ¿Cuál es su filosofía con respecto a la fijación de metas?
Respuesta Correcta; Nuevamente no hay que caer en las respuestas básicas de dedicación absoluta y exagerada. En este momento es mejor tomar una postura racional y hablar de objetivos empresariales diferenciándolos de los personales. Es importante manifestar la conducta y compromiso con respecto a las metas, siempre que se encuentren dentro de las posibilidades reales.

– ¿Qué material de lectura encontraría yo en su mesa del living?
Respuesta correcta; Evitar los clásicos de la literatura. Le mejor es dejar escapar algo de su personalidad, hablar de alguna novela de ficción o algún libro de consejos empresariales. Nuevamente, evitar las comicidades, y no contar si se tiene un libro de chistes o algo por el estilo. Es interesante decir que es un asiduo lector de periódicos, para mantenerse siempre informado.

– Cuénteme cómo y cuándo se encontró frente a un dilema ético y dígame qué pasó.
Respuesta correcta; No necesariamente hay que dar un caso propio que pueda comprometer. Quizás si en este caso se justifique dar un ejemplo más mundano que deje a la vista las cualidades de honestidad y buena fe, ante todo.

– ¿Cómo se ganaba la vida cuando estaba en la universidad?
Respuesta correcta; Esta es una buena oportunidad para mostrar iniciativa propia, crecimiento y diferenciación. Lo mejor es destacar alguna pasantía, o trabajos de medio tiempo.

– ¿Cuán lejos ha llegado en sus viajes?
Respuesta correcta; Aquí no tiene sentido mentir ni exagerar, lo más aconsejables es, si no se han hecho grandes viajes, compartir una experiencia de un traslado, por más corto que sea que pueda dejar a la vista el intercambio con otra cultura. Esta pregunta suele estar vinculada al interés por conocer la amplitud mental y de adaptación del entrevistado.

– Hágame un diagrama circular (porciones de torta) donde aparezcan sus actividades durante ocho horas en un día cualquiera.
Respuesta correcta; Es diagrama debe incluir: empleo, familia, esparcimiento y deporte. Con esos denominadores distribuir de la mejor forma los tiempos y prioridades.

– ¿Usted es curioso? Si lo es, deme un ejemplo.
Respuesta correcta; No es lo mismo ser curioso que entrometido. Esta pregunta es una buena oportunidad para exponer la inquietud por lo desconocido o lo que aún falta descubrir.

– ¿Qué debería haberle preguntado y no lo hice?
Respuesta correcta; No es apropiado corregir al entrevistador, pero puede añadirse el interés por conocer y crecer, y las facultades de adaptación. Como así también dejar en claro que se involucra de una forma participativa en el resultado de la entrevista.

– ¿Está listo para renunciar a su trabajo en cinco días? ¿Qué harán sus empleadores cuando usted se vaya? ¿Qué cree que dirán de usted cuando se haya ido?
Respuesta correcta; No es aconsejable mostrarse prescindible en el actual trabajo. Pero si mostrar predisposición a trabajar en esa empresa y disponibilidad de cambio. Puede decirse que en esos cinco días se hará todo lo posible por dejar todo organizado y preparar a quienes lo reemplazarán en sus funciones habituales.

Las investigaciones muestran que más del 75% de los ejecutivos carecen de cualquier forma de entrenamiento formal para entrevistar.

Las consecuencias de la falta de habilidad al hacer una entrevista tienen efectos duraderos y algunas veces son difíciles de reconocer hasta que es demasiado tarde. Se contrata a una persona inadecuada, o se pasa por alto alguien muy valioso. Utilice estas 15 preguntas en beneficio de su empresa y contrate aspirantes que sean verdaderamente apropiados para el trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...