Ofertas de empleo para todos los gustos

Existe una gran diferencia entre “encontrar un empleo” y “encontrar el empleo”, piensa en lo que quieres para ti y especialízate en ello; recuerda que no todas las ofertas de empleo son para ti aunque cumplas la mayoría de los requisitos o te parezca un agradable puesto de trabajo que nada tiene que ver con lo que sabes hacer.

buscar empleo

Cuando miramos los periódicos, en busca de empleo y vemos unas cuantas páginas de propuestas donde emplearse es usual que nos entre el entusiasmo y queramos apuntarnos en todas las que podamos, incluso omitiendo algunos requisitos que no cumplimos de manera total, sino parcial. Es cuando llevamos a cabo esta práctica cuando hacemos nuestro aporte a devaluar algunas profesiones u oficios e incluso, nos devaluamos a nosotros mismos, postulando a un cargo de secretaria con el mismo currículum que presentaremos en un cargo de supervisor de otra empresa.

Es en el afán de conseguir un empleo que comentemos algunos errores que pueden determinar nuestro futuro económico y profesional y es lógico, pues el común de la gente no ha sido capacitado para auto gestionar su carrera; de hecho, sólo quienes han cursado estudios superiores en Universidades de prestigio o realizado algún MBA conocen sus debilidades y fortalezas así como las realidades del mercado laboral donde están insertos y, por consiguiente dominan y gestionan su carrera con resultados exitosos.

Pero quienes no hemos recibido ese tipo de preparación no tenemos que dejarnos atropellar por el desempleo y la desesperación; en ocasiones, hacer una pausa e indagar muy profundo en nuestros deseos y proyecciones económicas y profesionales, puede ayudarnos a encontrar la llave que necesitamos para dar un salto al éxito.

Por supuesto que todo comienza con un cambio de actitud en todos los ámbitos y partiendo desde el personal, valorizando nuestros conocimientos, aptitudes y toda aquella plusvalía que podamos reconocer por nosotros mismos o que nuestros allegados nos hagan saber que tenemos; seguramente encontraremos muchas más de las que pensamos y, aunque no lo creamos, algunos valores personales como la bondad, honestidad y solidaridad pueden cobrar un valor laboral o empresarial impensado.


Es importante hacer esta lista de positivos, pero en una columna paralela también apuntar nuestras características negativas que no necesariamente tienen que ser destructivas o imposibles de tolerar, simplemente, tener en cuenta todo lo que somos; por ejemplo, si no nos gusta levantarnos temprano para ir a trabajar apuntaremos en nuestra lista negativa para tenerlo en cuenta al momento de considerar los turnos de las ofertas laborales o la flexibilidad con que nos contemplen.

Todos sabemos que conseguir empleo no es una tarea sencilla, pero conseguir el mejor empleo para nosotros puede ser un desafío increíble y repleto de satisfacciones, pues demasiado a menudo estamos disconformes con nuestra ocupación, salario o clima de trabajo y quizás, si nos hubiésemos tomado el tiempo de buscar un poco más, hubiésemos conseguido un empleo que nos dé mayores satisfacciones.

Ése debe ser nuestro Norte: conseguir un empleo que nos satisfaga y para ello es importante cuestionarse qué nos da satisfacción: ¿es el dinero?, ¿sentirnos útiles?, ¿ayudar a quienes lo necesitan?, ¿hacer aquello con lo que siempre soñamos? Si prestamos atención a nuestras motivaciones es probable que encontremos rápidamente el rumbo y podamos conocer cuál es el empleo perfecto para nosotros. Quizás descubras que no quieres ser un asalariado y te podría ir bien como autónomo o comerciante.

Si sabes quién eres (listado de positivos y negativos) y cuáles son tus motivaciones debes comenzar a limitar tus búsquedas laborales y no apuntar todos los avisos del periódico; lo mejor que puedes hacer es especializarte en aquello que te gusta y tratar de conseguir siempre un empleo relacionado. El trabajo te resultará más fácil y te destacarás rápidamente.

clasificados de empleo

Si no tienes ninguna especialización profesional, puedes hacer cursos cortos, incluso de eLearning para capacitarte y capitalizarte; por ejemplo, si no tienes un título universitario y quieres trabajar de oficinista, puedes hacer cursos cortos de secretariado, aprender en profundidad algunas herramientas informáticas, mejorar tu dicción si acaso respondes el teléfono o aprender otro idioma si acaso esperas trabajar en empresas internacionales. No es necesario que seas ingeniero o licenciado para conseguir empleo.

Si, en cambio, eres un profesional, mantente actualizado no sólo en tu profesión sino también en el uso de herramientas necesarias para tu trabajo, hoy en día nadie puede excusarse de no hacer una presentación en power point por no saber usar el ordenador; debes dominarlo aunque nada tenga que ver con los estudios que has cursado; si tu jefe te pide una demostración tendrás que saber darla, y mejor si usas herramientas informáticas.

Además de capacitarte a ti mismo de la manera que elijas hacerlo, es importante estar en contacto permanente con profesionales experimentados para que puedas nutrirte de su experiencia y opiniones profesionales; aprender de los aciertos y errores ajenos te hará ganar tiempo y ahorrar algunos esfuerzos.

Si tu profesión no es muy común deberías dedicar algo de tiempo a recopilar información especializada, mantener contacto con colegas y empresas del sector, así como Colegiaturas o Instituciones donde puedes obtener información y donde podrías ofrecer tus servicios más adelante.

Los contactos son muy importantes y es necesario cultivarlos, sobre todo si son personas bien posicionadas en grandes empresas o con bunas proyecciones profesionales, debes invertir en mantener una vida social que te inserte en los círculos de aquellas personas que podrían tenerte en cuenta si saben o que haces y cómo lo haces; recuerda que con el talento no basta, muchas veces necesitas ayuda para entrar y que te permitan mostrar lo que sabes hacer.

Si eres un asalariado, no te quedes en ello y piensa siempre en prever situaciones, sobre todo si tienes una familia a cargo; recuerda que nadie es indispensable y si hoy eres el consentido de la empresa, mañana puedes no serlo; por ello ten siempre una segunda oportunidad de empleo o un emprendimiento propio para en caso de un despido o retiro voluntario.

Existe una gran diferencia entre “encontrar un empleo” y “encontrar el empleo, piensa en lo que quieres para ti y especialízate en ello; recuerda que no todas las ofertas de empleo son para ti aunque cumplas la mayoría de los requisitos o te parezca un agradable puesto de trabajo que nada tiene que ver con lo que sabes hacer.

Fuente: El Blog Salmón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...