Las tres amenazas a la creatividad

La creatividad ha sido dejada de lado, la urgencia de lo necesario la atropella en el día a día de las empresas y procesos que cada vez más se parecen a líneas de montaje. ¿Cómo fomentar la creatividad y por qué?

Un ámbito de trabajo confortable y distendido ayuda a la creatividad

Cuando en las empresas se prioriza y persigue la productividad o los resultados de fin de año, muchas veces la creatividad en las empresas en general y en cada puesto en particular queda relegada y corre peligro de extinción.

Y sin la creatividad que genera innovación y nuevas ideas valiosas, la productividad que podría nacer de la aplicación exitosa de nuevas ideas se marchita y muere porque la creatividad depende de las personas adecuadas en el entorno de trabajo adecuado.

De hecho, muchas de las herramientas que hoy son indispensables para aumentar la productividad nacieron de procesos creativos y en ellos se han destacado tres grandes ingredientes que es necesario cultivar:


  • Las personas inteligentes piensan diferente.

La primera amenaza a la creatividad empresarial es nuestro sistema de educación cada vez más deficiente y menos prometedor en donde la inteligencia no se destaca y, por el contrario, tienden a bajar los niveles a su promedio más raso.

No desarrollar los hábitos de la mente, siguiendo los programas estipulados limita las posibilidades de desarrollar la inteligencia de las personas.

  • Compromiso apasionado.

Además de nuevas empresas pequeñas, muy pocas organizaciones de hoy en día dan a la gente una oportunidad de hacer lo que les gusta enfocados en el servicio de una misión significativa.

Las personas son más creativas cuando están en una misión, intrínsecamente motivados por el amor a lo que están haciendo porque disfrutan, se divierten y comprometen.

  • Un ambiente creativo.

En virtud de las fuertes presiones de la crisis financiera el clima diario de las organizaciones se asemeja más a las líneas de montaje más que a los focos de creatividad y cada vez más es necesario hacer lo mismo varias veces, más rápido y más eficientemente, que reflexionar sobre la exploración y la colaboración intensa que promueva espacios de creatividad.

Un ambiente de trabajo casi perfecto para la creatividad debe dar la libertad para perseguir pasiones, objetivos difíciles, desafiantes, normas de colaboración, tiempo suficiente para pensar realmente, gente y recursos adecuados y salarios acordes.

Las grandes empresas que han sido ejemplo de éxito en los últimos años premian a sus trabajadores, les dan un espacio suficiente de creatividad y distensión, todas las herramientas que necesitan para trabajar y poner en marcha su creatividad y los hacen parte de los retos y desafíos en que cualquier trabajador querría participar.

Fuente: Harvard Business Review
Fotografía: yo también quiero… Blog

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...