La realidad laboral en contra de los jóvenes

En este último tiempo, hemos visto como la actualidad se ha empeñado con muchos jóvenes. No solo se ven postergados los deseos individuales de independización de ellos, sino que también se entromete en los estudios que los jóvenes eligen para desarrollar en su futuro.

“No me cierran los números"

“No me cierran los números"

En el post anterior les he contado lo que me ha pasado a mí respecto a un artículo que leí en un diario de Argentina, más precisamente en el diario Clarín. Varios pensamientos son los que me han surgido en torno a los jóvenes, el empleo y la dificultad de que éstos puedan independizarse.

En el presente post quiero retomar el tema con algunos datos más y hacerles llegar algunas experiencias reales de esta dificultad de muchos jóvenes.

No me cierran los números para irme de casa. Trabajo mucho, gano poco y sigo capacitándome«. ¿Alguien se siente identificado? Estimo que muchos han asentido la pregunta. Es que esta situación resulta ser la realidad de miles y miles de jóvenes en todo el mundo.

Pero el tema va más allá. No solo se empeña en postergar los deseos individuales de independización, sino que también se entromete en los estudios que los jóvenes eligen para desarrollar en su futuro.


No hay que ser especialista para darse cuenta que en el último tiempo la decisión de muchos jóvenes, en cuanto a la elección de estudiar una profesión, se ha guiado en función de aquellos sectores en donde más empleos se requerían. Y esto realmente puede ser un grave error. Un sector puede hoy generar trabajo, pero esto no es señal ni garantía que en unos años lo siga haciendo.

Una gran mayoria elige sus estudios en función al empleo existente

Una gran mayoria elige sus estudios en función al empleo existente

Pero pese mi último comentario, la realidad demuestra que el empleo guía los estudios de los jóvenes. Muchos opinan que ya no existe la decisión vocacional, y que lo que manda es el bolsillo.

Agustín Salvia, sociólogo argentino, ha manifestado en el artículo que he leído que «La crisis y la destrucción de empleos de calidad impactaron especialmente en los jóvenes. Se observa un alarmante aumento de las imposibilidades para salir de la desocupación y la relativa disminución en la ocupación en empleos de subsistencia, típicos de los jóvenes de estratos bajos«.

Y esto es la realidad. No solo de los jóvenes, esta afirmación que hace Salvia también se ve reflejada en personas adultas y en personas de todas las edades. Pero focalizando en el tema del post, los jóvenes frente a esta precaria realidad, poco pueden proyectar.

Conseguir un empleo que solvente una vida independiente, que permita ahorrar y al mismo tiempo continuar estudiando, es un verdadero desafío. Es una meta difícil de alcanzar, pero no imposible. Hay que continuar, ya llegará el momento en que tanto esfuerzo se reditúe.

Para finalizar cito a una frase publicada en Clarín: «La cuestión económica es tan imperativa que cuando un joven vislumbra una posibilidad de mejorar el sueldo, deja el trabajo que tenía”. Esperemos que en los tiempos venideros la situación cambie, y solo los deseos guíen las decisiones de los hombres, y no la parte económica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...