La Industria Cultural

Los medios masivos de comunicación generan cultura de masas y llevan al desarrollo del hombre-masa, habitantes deshumanizados y desindividualizados de las sociedades de consumo en una cultura estandarizada, programada y producida cuantitativamente en función de criterio económico según el modo precisamente industrial, y no cualitativamente, según normas estéticas.

Un término más que utilizado en el círculo artístico y entre intelectuales contemporáneos es el de “Industria cultural”, término conocido pero poco comprendido. Todos, absolutamente todos formamos parque de ella de un modo activo tan arraigado en las sociedades de consumo actuales que forma parte de nuestras vidas cotidianas.
¿Pero qué es la industria cultural? Antes que nada, es preciso indicar el nacimiento de esta expresión, sus creadores y el contexto en el que se origina.

Horkheimer & Adorno

Foto: Wikipedia

Todo comenzó en la Escuela de Frankfurt, un movimiento filosófico y sociológico fundado en 1923, asociado al Instituto de Investigación Social de la Universidad de Frankfurt. Su portavoz fue Max Horkheimer en un principio, nombrado director del Instituto en 1931, año en el que Theodor Adorno, experto en música, filosofía y sociología, se asoció al Instituto. Su amigo Walter Benjamin también colaboró y en 1933 se sumó Herbert Marcuse, discípulo del filósofo Martin Heidegger. También formaban parte de ésta Erich Fromm, Jürgen Habermas, Georg Lukács y otros grandes pensadores modernos que tenían por programa comprender el fracaso de las revoluciones socialistas en Europa, militar contra la ideología nacionalsocialista y ponerse en guardia contra toda instauración o restauración de regímenes totalitarios.
Al año siguiente los nazis cerraron el Instituto (las razones son más que obvias), lo que llevó a la mayoría de sus miembros al exilio, entre ellos Horkheimer, Adorno y Marcuse. El Instituto volvió a abrir sus puertas en Nueva York con el nombre de Nueva Escuela de Investigación Social y retornó a Frankfurt a comienzos de la década de 1950 junto con Horkheimer y Adorno, que fue su director entre 1958 y 1969. Marcuse y los demás miembros permanecieron en U.S.A., a excepción de Benjamin, quien permaneció en Francia desde un principio y murió (suicidio o asesinato, aún caben dudas) en 1940 en Portbou, un pueblo de la frontera hispano-francesa, cuando intentaba cruzar a España para luego llegar a USA y reunirse con sus cofrades.


Walter Benjamin

Foto: languag2

Los tres pilares del pensamiento de la escuela de Frankfurt eran Marx, Hegel y Freud, y sus miembros se proponían una revisión de éstos tres, argumentando que la sociedad moderna sufría múltiples enfermedades y que la única cura viable era una radical transformación de la teoría y la práctica, y que la tecnología era una de esas enfermedades y no una solución. Pero la Escuela de Frankfurt nunca fue una escuela en sentido cerrado en la que todos tomaban las mismas líneas de investigación o los mismos presupuestos teóricos, sino que sus miembros estaban unidos por el objetivo de desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo, inspirado en el pensamiento marxista.
Entre las tantas investigaciones y aportes que realizaron los frankfurtianos, se destaca
la obra Dialéctica del Iluminismo, publicada en 1947 por Max Horkheimer y Theodor Adorno, en U.S.A., donde asisten al prodigioso desarrollo de los medios masivos de comunicación, el cine, la prensa, la publicidad, etc., el caballo de batalla de la industria cultural. Los Medios definen las identidades de las sociedades, producen industrialmente elementos culturales de acuerdo con normas de rendimiento, de estandarización y división del trabajo idénticas a las que aplica el capitalismo; ejercen gran influencia en la determinación de los roles de cada individuo dentro de la sociedad y guían la percepción de la vida. No son un “servicio público” sino más bien un instrumento de control público; y éste en muchos países para consolidar sobre todo el orden socio político vigente. Para Adorno, los medios de comunicación son instrumentos de alineación cultural todopoderosos que “tienden a desarrollar reacciones automatizadas y debilitan la fuerza de resistencia individual”. Su función es homogeneizar y hacer inofensivos los posibles conflictos.
En la Dialectica del iluminismo, hace su aparición la expresión “industria cultural” (o kulturindustrie) para referirse así a un estado avanzado de las sociedades llamadas “post-industriales” y a una modificación del estatuto de la cultura tradicional. Pero la expresión es igualmente empleada en un sentido peyorativo. Horkheimer y Adorno ponen en cuestión el efecto ideológico que acarrea una cultura estandarizada, programada, producida cuantitativamente, en función de un criterio económico según el modo precisamente industrial, y no cualitativamente según normas estéticas. De acuerdo con ello, esta producción masiva de “bienes culturales” crea demandas, antes que dar respuestas a las necesidades efectivas de los individuos.
Los nuevos empresarios de una cultura pretendidamente democrática o democratizada obedecen en realidad a imperativos de puro marketing y se contentan con distribuir con fines mercantiles las migajas de la cultura burguesa tradicional. Horkheimer y Adorno juzgan severamente ese proceso que conduce, según ellos, a una gigantesca “mistificación de las masas”.
La defensa del arte moderno de Adorno, de un arte exigente, altamente elaborado hasta hermético, pretende reaccionar contra la manipulación de necesidades de un sistema donde “el poder de la técnica es el poder de aquellos que dominan económicamente la sociedad”. La industria cultural designa una explotación sistemática y programada de los “bienes culturales” con fine comerciales. Industrias dedicadas a la creación de mensajes estandarizados dirigidos a la sociedad de consumo, efectuando un rebajamiento de los procesos intelectuales y sensitivos, anulando la capacidad crítica y convirtiendo al receptor en el hombre-masa, un individuo desindividualizado y pasivo.

consumismo

“Trabaja, come, compra, consume y después muere.”

Foto: adbusters

La expresión “industria cultural” –en la actualidad, empleada frecuentemente en plural- pierde su sentido peyorativo y designa más amablemente el conjunto de nuevas tecnologías, particularmente informáticas utilizadas para los fines de producción, de gestión y de difusión de prácticas artísticas y culturales. Aquí surge la expresión democratización cultural”, ubicada bajo el control de otra forma de racionalidad de la economía que los deja escépticos a los frankfurtianos. Esta democratización se transforma en asunto de management y de marketing; obtiene resultados innegables sobre una cultura estandarizada, condicionada y comercializada sobre la moda de los bienes de consumo. Esta crítica recuerda el ensayo de Marcuse sobre el carácter afirmativo de la cultura y hace también pensar en las tesis de Benjamín sobre la pérdida del aura de la obra de arte, pero eso es otro tema.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...