La importancia de estudiar

Con el paso de los años, el estudio fue cobrando un papel más protagónico. El estudiar no solo es importante para uno mismo, en el sentido de ser una persona más sabia, culta o con diversos conocimientos, sino también para poder acceder a un trabajo. Veamos cómo fue cambiando el estudio en el ámbito laboral.

La importancia de estudiar

La importancia de estudiar

Con el paso de los años, el estudio fue cobrando un papel más protagónico. El estudiar no solo es importante para uno mismo, en el sentido de ser una persona más sabia, culta o con diversos conocimientos, sino también para poder acceder a un trabajo.

Y es así como el aprender, estudiar, profesionalizarse o especializarse en algún tema o actividad en particular, se fue convirtiendo en una necesidad básica para mayores oportunidades.

Pero esto no siempre fue así. Hace unos cuantos años atrás, para poder conseguir un empleo no era una condición absoluta el contar con estudios o estar bien preparados; idiomas, cursos de computación, etc. Aunque hago una salvación, no estoy hablando de trabajos jerárquicos, sino de un empleo común.

¿Y ahora? Reflexionemos juntos ¿se puede acceder a un empleo común sin estudios? ¿Qué piensan?


Por mi parte, considero que no es posible. Los tiempos que corren nos demuestran una situación de competencia máxima, donde solo se emplea a las personas con mayores capacidades, conocimientos y preparación. Incluso, hasta en aquellos empleos que ni requieren determinados estudios.

Aún hoy, escribiendo este post, recuerdo cuando mi abuelo, quien no tenia terminada la primaria, me contó que luego de años y años de estar trabajando para una importante y reconocida empresa multinacional, donde llegó a ocupar puestos jerárquicos, le “llegó el momento de irse”.

Estudiar en una sociedad competitiva

Estudiar en una sociedad competitiva

En la empresa donde trabajaba se habían hecho algunos cambios en la dirección y se comenzó a solicitar que todo el personal que ocupa un cargo con determinada responsabilidad, debía tener estudios mayores que avalen una profesión. Y así fue como, por decirlo de una manera sencilla, mi abuelo quedó excluido de una nueva sociedad, donde el estudio y la competencia por los empleos fueron ganando cada vez un mayor lugar.

Sin perjuicio de adentrarnos en quien podría saber manejar mejor la situación en ese caso, y en los tantos que existieron, la realidad dejó demostrado que el estudio es esencial para acceder a un puesto de trabajo.

Han quedado atrás los años donde las personas con estudios básicos podían ser parte del ámbito laboral con posibilidades de progresos y salarios dignos. Hoy, la mayoría de las personas que no cuentan con estudios se ven obligadas a aceptar “lo que haya”; son la mano de obra barata, explotadas por su situación.

Aun así, hoy en día y sin sonar muy pesimista, ni el estudio es garantía de poder conseguir empleo, pero si les aseguro que estudiar y prepararse cada vez más, les abre muchas más oportunidades.

Por ello, afirmo que el estudio es esencial, no solo por el saber propio de una persona, sino también por las oportunidades de empleo que se le podrán llegar a presentar en esta sociedad tan competitiva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,33 de 5)
3.33 5 3
Loading ... Loading ...