La Contabilidad: pieza fundamental de las empresas

En una época como la nuestra debemos ser concientes que las carreras profesionales con mayor proyección y de alto protagonismo se encuentran ligadas a las empresas. Es por ello que las vacantes para estudiar Administración, Economía o Negocios Internacionales siempre son las más requeridas por los estudiantes que postulan a diversas universidades o institutos superiores. Ahora bien, dentro de este rubro hay una carrera en particular que se encarga de ver la parte financiera día a día –y a veces noche a noche- incluso con mayor detenimiento que la misma carrera de Economía, nos referimos a la orientación profesional de la Contabilidad.

En una época como la nuestra debemos ser concientes que las carreras profesionales con mayor proyección y de alto protagonismo se encuentran ligadas a las empresas. Es por ello que las vacantes para estudiar Administración, Economía o Negocios Internacionales siempre son las más requeridas por los estudiantes que postulan a diversas universidades o institutos superiores. Ahora bien, dentro de este rubro hay una carrera en particular que se encarga de ver la parte financiera día a día –y a veces noche a noche- incluso con mayor detenimiento que la misma carrera de Economía, nos referimos a la orientación profesional de la Contabilidad.

A continuación les presentaremos una breve reseña de esta carrera que desde ya hace varios años ha ido generando mayor expectativa entre los jóvenes que se inclinan finalmente por esta opción profesional.


Foto: El Mariateguino

La Contabilidad se remonta desde tiempos muy antiguos, cuando el hombre se ve obligado a llevar registros y controles de sus propiedades porque su memoria no bastaba para guardar la información requerida. Se ha demostrado a través de diversos historiadores que en épocas como la egipcia o romana, se empleaban técnicas contables que se derivaban del intercambio comercial.

El inicio de la literatura contable queda circunscrito a la obra del franciscano Fray Luca Paccioli de 1494 titulado “La Summa de Arithmética, Geometría Proportioni et Proportionalitá”, en donde se considera el concepto de partida doble por primera vez. Actualmente, dentro de lo que son los sistemas de información empresarial, la contabilidad se erige como uno de los sistemas más notables y eficaces para dar a conocer los diversos ámbitos de la información de las unidades de producción o empresas. El concepto ha evolucionado sobremanera, de forma que cada vez es mayor el grado de “especialización” de ésta disciplina dentro del entorno empresarial.



Para ser mas precisos, La Contabilidad –o Ciencias Contables como lo llaman en algunas universidades- se define como una técnica que se ocupa de registrar, clasificar y resumir las operaciones mercantiles de un negocio (vale decir empresas, organizaciones e instituciones) con el fin de interpretar sus resultados. Por consiguiente, los gerentes o directores a través de la contabilidad podrán orientarse sobre el curso que siguen sus negocios mediante datos contables y estadísticos. Estos datos permiten conocer la estabilidad y solvencia de la compañía, la corriente de cobros y pagos, las tendencias de las ventas, costos y gastos generales, entre otros. De manera que se pueda conocer la capacidad financiera de la empresa.


Foto: Rob Laguna

De esta forma, podemos decir que la contabilidad forma parte de un sistema adaptado para clasificar los hechos económicos que ocurren en un negocio, de tal manera que, se constituya en el eje central para llevar a cabo los diversos procedimientos que conducirán a la obtención del máximo rendimiento económico que implica el constituir una empresa determinada. Es decir el contador se encontrará en permanente contacto con los administradores y los gerentes de la empresa, para ponerlos al tanto de la realidad financiera que atraviesa la organización.

Uno de los fines más importantes de la Contabilidad –por si no es el fin más importante- es proporcionar información a dueños, accionistas, bancos y gerentes, con relación a la naturaleza del valor de las cosas que el negocio deba a terceros, las cosas poseídas por la empresa, etc. Sin embargo, su primordial objetivo es suministrar información razonada, con base en registros técnicos, de las operaciones realizadas por un ente privado o público. Para ello deberá realizar:

 Registros con bases en sistemas y procedimientos técnicos adaptados a la diversidad de operaciones que pueda realizar un determinado ente.

 Clasificar operaciones registradas como medio para obtener objetivos propuestos.

 Interpretar los resultados con el fin de dar información detallada y razonada.

Con relación a la información suministrada, esta deberá cumplir con un objetivo administrativo y uno financiero:

Administrativo: ofrecer información a los usuarios internos para suministrar y facilitar a la administración intrínseca la planificación, toma de decisiones y control de operaciones. Para ello, comprende información histórica presente y futura de cada departamento en que se subdivida la organización de la empresa.

Financiero: proporcionar información a usuarios externos de las operaciones realizadas por un ente, fundamentalmente en el pasado por lo que también se le denomina contabilidad histórica.


Foto: Hispanic Help

Ahora bien, muchas organizaciones ortodoxas –e incluso muchas instituciones que imparten la carrera de Contabilidad- que no han visto el avance de las distintas carreras profesionales piensan que la contabilidad se resume a manejar la Teneduría de Libros (proceso rutinario de registrar, clasificar y resumir la información de cada una de las transacciones efectuadas por la empresa realizo con el fin de llevar las anotaciones con el mayor orden y claridad posible). Pues bien esto es absolutamente falso y a la vez completamente retrogrado, ya que la carrera de contabilidad implica una mayor capacidad de análisis y de preparación que finalmente se pone en práctica dentro de la empresa. A continuación algunas diferencias claras entre las dos actividades.

La teneduría de libros se ocupa de:

 Recabar, registrar y clasificar las operaciones de empresa.
 Narrar en forma escrita los hechos contables.
 Ejecutar las tareas según los procedimientos preestablecidos.
 Estar bajo control y supervisión del contador.

Mientras que la contabilidad se encarga de:

 Analizar y valorar los resultados económicos.
 Agrupar y comparar resultados.
 Planificar y sintetizar los procedimientos a seguir.
 Controlar el cumplimiento de lo programado.

En resumen, la contabilidad tiene una importancia vital debido a que todas las empresas tienen la necesidad de llevar un control de sus negociaciones mercantiles y financieras. Así obtendrá mayor productividad y aprovechamiento de su patrimonio. Por otra parte, los servicios aportados por la contabilidad son imprescindibles para obtener información de carácter legal.

Podemos concluir diciendo que el hombre desde tiempos memorables se ha empecinado en llevar un control exhaustivo de todos los movimientos financieros que se ejecutan en sus pequeñas, medianas o grandes empresas. Por consiguiente, se ha apoyado en diversas formas para lograr su fin. En un principio, lo realizó en procesos muy simples a partir de los planteamientos presentados por el monje Fray Luca Paciolo, sin embargo con el transcurrir del tiempo, el avance tecnológico y las exigencias empresariales los procesos y técnicas contables han evolucionado.

Actualmente se puede afirmar que el proceso de contar y registrar datos financieros se desarrolla de una manera más simple y sencilla con el apoyo del contador, pero, es preciso aclarar que se siguen rigiendo por los principios establecidos para ejecutar la contabilidad empresarial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...