Inteligencia vs Inteligencia emocional: ¿cuál vale?

La inteligencia, medida a través del Indice de Coeficiente Intelectual ha perdido autoridad en los tiempos que corren, hoy medimos la capacidad de las personas con la “Inteligencia Emocional”, aprende a distinguirlas.

La inteligencia emocional contolaal mundo

La inteligencia emocional controla al mundo

Anteriormente hemos hablado de un estudio que revelaba que las personas inteligentes tienen mal humor y hoy queremos ahondar en el tema de la inteligencia emocional; haciendo hincapié en “lo emocional” de la inteligencia.

Y es que la parte emocional tiene un rol preponderante en el logro de objetivos, que es como se mide la inteligencia; así, podemos decir que una persona puede tener un coeficiente intelectual muy alto, pero “desbordarse” desde lo anímico y ello no le permitirá alcanzar sus propósitos.

Pero para adentrar más en el tema del Coeficiente Intelectual (CI) como un indicador de la inteligencia que permite cuantificar cuán inteligente es una persona, diremos que la época en que dicho número era considerado para asignar responsabilidades ha terminado.


Y es que se ha comprobado que este coeficiente sólo contribuye en un 20% de los factores que determinan el éxito en la vida y que las personas con un índice muy alto pueden perder toda su capacidad si acaso no pueden controlar sus emociones e impulsos.

Desde entonces, se habla de Inteligencia Emocional, pero ¿qué es la inteligencia emocional? ¿Todos la tenemos? ¿Se puede ejercitar?

La Inteligencia Emocional (IE) es aquella que nos conecta con las emociones propias y ajenas, permitiéndonos entender, tolerar, hacer empatía y desarrollar habilidades sociales.

Pero la Inteligencia Emocional tiene dos componentes importantes que deben ser desarrollados de manera proporcional: la inteligencia intrapersonal e interpersonal.

Como sus nombres lo indican la inteligencia intrapersonal es la que nos permite mirar y entender lo que hay dentro nuestro, desarrollarlo, mejorarlo, resolverlo. Nos permite construir un modelo realista de nosotros mismos (sin idealizaciones imposibles de alcanzar) y utilizarlo para conseguir logros y objetivos reales en la vida.

Para esta inteligencia es clave el “autoconocimiento“; esa maraña hacia la cual apuntan cientos de miles de libros con que la industria editorial planea ayudarnos.

Descubrir y controlar emociones, impulsos, sensaciones; distinguirlos y dominarlos para conseguir una conducta y una personalidad útiles a nuestros fines; además de darnos la satisfacción de sentirnos comprendidos por nosotros mismos en tanto y en cuanto los estímulos de la vida cotidiana nos afectan o movilizan.

Por otro lado, la inteligencia intrapersonal es la que nos vincula con los pares, bien desarrollada es la que nos da habilidades de liderazgo, capacidad de cultivar relaciones, resolver conflictos, nos brinda destreza en el ámbito social y nos permite comprender a los demás, respondiendo ante ellos según las motivaciones, humor y deseos ajenos.

Así, la Inteligencia Emocional puede ser descripta sucintamente como la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los otros. Una inteligencia muy acorde a los tiempos que corren, donde no es necesario memorizar datos, pues los mismos son rápidamente accesibles a través de internet.

Fuente: DERF

Fotografía: mazita en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...