Fuerza mental

fuerzaAunque parezca el diálogo de un cuenta cuentos, la fuerza mental es algo que tenemos que trabajar día a día porque adquiere una importancia crucial en cualquier faceta de nuestra vida.

Siempre se ha dicho que somos lo que pensamos de nosotros mismos y esto lo transmitimos en cualquier cosa que hacemos. Nuestro peor enemigo somos nosotros mismos. Las barreras mentales que a veces nos ponemos son lo que nos hace no alcanzar nuestras metas. Por eso, en todo aquello que nos embarquemos, debemos estar completamente seguros de conseguirlo y convencidos de quererlo hacer. Nos debe motivar aquello que queremos alcanzar. Si no nos encontramos con predisposición y ganas de quererlo hacer tal vez no sea realmente lo que queramos. Así que habrá que plantearse las siguientes preguntas ¿nuestras metas nos motivan? ¿Por qué queremos alcanzar eso?

Muchos de vosotros hacéis las cosas por agradar a los demás o por que es lo que quieren otras personas y esto no es así; vuestra vida es vuestra y de nadie más. Así que os debéis de preguntar internamente ¿Qué es lo que realmente queréis hacer?


Es lógico que en el proceso de consecución de objetivos y metas surjan momentos de desanimo y de desinfle porque las personas no somos de piedra y tenemos sentimientos y emociones que nos hacen ir evolucionando día a día. Por ello, lo más recomendable es dedicarse a lo que queréis hacer sin dejar tiempo para dar vueltas a las cosas porque eso os hará flaquear. Eso no quita para que todos los días hagáis un análisis de lo realizado para aprender y mejorar día a día. Esto nos permitirá ser flexibles y cambiar la estrategia cuando sea preciso. 

Muchas veces, cuando no se consigue algo o finalmente, tras intentarlo, se tira la toalla, se tiende a tirar balones fuera o a buscar excusas en las que escudarse. Cuando algo sale mal siempre, son los demás los que tienen la culpa. No obstante, se debe buscar el equilibrio y ser objetivo con uno mismo. Antes de echar la culpa a nadie habrá que preguntarse por qué se tiró la toalla, por qué se falló, qué se podría haber cambiado…

Las cosas siempre pasan por algo y no por casualidad. La mala suerte es algo muy recurrente y poco creíble.

Ser fuertes mentalmente conlleva creer en nuestras opciones y prepararnos y enfocarnos para alcanzarlo cuanto antes. Por ejemplo, uno de vosotros puede decidir y querer preparar unas oposiciones, sin embargo, si no estudiáis más que de muy vez en cuando no las aprobareis, no porque los astros no estén con vosotros sino porque no hacéis el trabajo previo suficiente, que no es otro que estudiar más.

Así que antes de plantearos que queréis alcanzar debéis de sopesar los pros y los contras y mediros las fuerzas. Debéis de formularos la pregunta ¿qué estáis dispuestos a sacrificar por conseguir vuestros objetivos?

Todo os va a conllevar esfuerzos y la fuerza mental positiva es aquella motivación intrínseca que hace que os compense el hacerlo.

Así que ya sabéis: antes de nada, pensad y una vez realizado esto de forma adecuada, poneos manos a la obra porque estáis plenamente convencidos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...