Flexibilidad del horario de trabajo

Históricamente, la jornada laboral de la mayoría de los trabajadores indica que se debe laborar 8 horas diarias para alcanzar un total -por contrato- de 40 horas semanales.

Históricamente y casi como una tradición sumamente arraigada, los trabajadores asumen que pasarán esa cantidad de horas al día, más las que les demanda el traslado hacia y desde el trabajo, fuera de su casa.

Pero esa tradición del horario laboral tan fuertemente arraigada no contempla las necesidades / limitaciones de los trabajadores, la productividad, siquiera las telecomunicaciones y la posibilidad de trabajar de manera remota. Entonces ¿por qué no promover cierta flexibilidad con el horario de trabajo a cambio de incrementar la productividad y mantener estimulados a los trabajadores?

Por supuesto, el teletrabajo o trabajo remoto no es para todos, ya sea que nos refiramos a personas (en cuanto a sus características personales) como que nos refiramos a puestos de trabajo. Hay empleos en donde el trabajo está sumamente ligado al horario preciso de la jornada laboral, por ejemplo, las guardias de los médicos.


Pero muchos otros trabajos en realidad persiguen objetivos que permite a las empresas plantearse el otorgar cierta flexibilidad en la jornada de trabajo para no depender de los relojes y sí de la capacidad y desenvolvimiento de los trabajadores.

Cada vez más empresas ofrecen la opción de horarios flexibles para que una variedad de empleados sean capaces de trabajar las horas semanales que le corresponden de forma que mejor se adapten a sus horarios, algo que es especialmente beneficioso para las madres o estudiantes que trabajan a tiempo parcial y quienes tienen a cargo un familiar enfermo.

Mientras que muchos empleados tienen un horario fijo para cada semana, otros menos afortunados deben lidiar con horarios rotativos, lo que a menudo les deja en una batalla para encontrar cuidado de niños, posponer y reprogramar las citas médicas, arreglos para el transporte y mucho más.

Para los empleadores, los horarios flexibles les permite programar las asignaciones de trabajo en torno a la disponibilidad de sus empleados que, además, les permite satisfacer sus necesidades requeridas.

Mientras tanto, los empleados pueden elegir su horario de trabajo antes de tiempo y según las horas disponibles, lo que les permite programar las citas necesarias antes de tiempo.

A pesar de que a principios de 2012 todavía puede considerarse claramente un mercado de empleadores, más y más compañías están viendo las ventajas de ser más flexibles con los horarios de sus trabajadores, permitiendo a los individuos a trabajar para ellos en horarios que, incluso, se consideran “no tradicionales”.

Hay una serie de ventajas del horario flexible, entre los cuales están:

  • Es más probable conseguir mejores profesionales y más estimulados.
  • Es muy probable que reduzca el ausentismo laboral y las llegadas tarde.
  • Es más probable retener a los talentos con lo cual, además, se reduce el gasto de entrenamiento constante de nuevos trabajadores.
  • Es más probable que los empleados sean leales y que no se resistan a trabajar horas extra.

Fotografía: FeatheredTar en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...