El fútbol en la oficina

El Mundial de Futbol ha cambiado el ritmo de trabajo cotidiano y la soficinas, se revolucionan los días en que juega la Selección española. Cómo convertir esas horas de pausa en mejoras para la organización.

Los eventos deportivos también se viven en la oficina.

Son tiempos diferentes los que se viven desde hace algunas semanas, pero con exactitud desde el preciso momento en que inició el Mundial de Fútbol donde la selección española disputa el título de Campeón del Mundo y que, en cada instancia y sumando triunfos, ha llegado hasta Semifinales y, aquí vencido a Alemania para consagrarse como Finalista de la Copa del Mundo.

Un evento histórico como éste y unos horarios relativamente incómodos hacen que el fútbol no sólo se viva en las canchas de Sudáfrica sino también en cada una de las oficinas de España donde hombres y mujeres alientan a la selección en cada encuentro.

La mayoría de las empresas han optado por instalar televisores en las oficinas cuando España juega un partido en horarios de oficina y, en las fechas que ha jugado cerca del horario de salida, se les ha permitido ir rápido a sus hogares para seguir, en vivo, la contienda.


Por supuesto que el ritmo de trabajo cambia en estos días y cualquier postura tendiente a reprimir la manifestación futbolística en el lugar de trabajo, lejos de mejorar el rendimiento de los trabajadores, aplaca su humor y hasta incrementa el ausentismo pues quienes no quieren perderse un partido aducirán enfermedad para quedarse en su casa.

Sin embargo, utilizar estas fechas de manera positiva para incrementar la interacción entre los colaboradores de la Organización es posible y, cualquier jefe bien dispuesto conseguirá que los partidos de la Selección Española convoquen a los trabajadores y afiance las relaciones interpersonales dentro de la empresa.

Una buena idea, además de avisar a clientes y proveedores que durante el horario del partido las actividades se suspenden a llevan a su mínima expresión, se puede solicitar a los empleados que direccionen sus internos a sus móviles para poder atender las llamadas urgentes sin tener que estar en el puesto de trabajo.

Además, dependiendo de los horarios en que se juegan los diferentes partidos, se pueden organizar almuerzos o meriendas mundialistas donde los empleados y directivos se reúnan, interactúen y se sientan implicados desde una conversación que interesa a todos por igual y que luego repercute en la productividad y los resultados de la organización.

Ya sea que España resulte la ganadora de la Copa del Mundo, tal como lo vaticinó el «pulpo alemán» como para otros partidos de fútbol que ocupan parte del horario laboral, convertir estos eventos deportivos en oportunidades para mejorar las relaciones humanas entre los colegas y compañeros.

Fotografía: juanpol en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...