Consejos para preservar el empleo

En estos tiempos que corren, perder un empleo puede realmente ser un problema grave. A pesar de que el estrés laboral ha crecido notablemente en los últimos años, hay que encontrar la forma de combatirlo, pero conservar el empleo hoy en día es muy importante.

Consejos para preservar el empleo

Consejos para preservar el empleo

En estos tiempos que corren, perder un empleo puede realmente ser un problema grave. A pesar de que el estrés laboral ha crecido notablemente en los últimos años, hay que encontrar la forma de combatirlo, pero conservar el empleo hoy en día es muy importante.

Dentro del ámbito laboral, muchas veces nos encontramos ante escenarios que nos influyen notablemente y no nos permiten hacer bien nuestro trabajo, sin embargo debemos ser capaces de poder separar las cosas y que, por ejemplo, algún problema con un compañero no nos impida realizar nuestras tareas de buena forma.

Además, es fundamental que evitemos los malos hábitos a los que estamos acostumbrados, para evitar que nuestros superiores dejen de vernos con buenos ojos. Pero dejemos de lado los rodeos y vayamos directamente al grano, o mejor dicho a los consejos.


En primer lugar comenzaremos por aquellos a lo que nos hacíamos mención al principio. Si existe algún inconveniente con un colega, lo mejor es intentar solucionarlo lo antes posible, evitando que las diferencias se noten dentro del área y sobre todo, que sean presenciados por el jefe. En estos casos, el respeto es fundamental.

Al mismo tiempo, siempre evita hablar mal de un compañero, aún cuando otra persona lo esté haciendo.

Lo siguiente, y muy recomendable, es evitar dedicar mucho tiempo a las charlas con compañeros, a los tiempos para fumar o tomar café. En los tiempos que corren las empresas buscan la mayor productividad posible, y el tiempo que pierdas en esas acciones puede ser oro para tus superiores.

Incluso, si tu día viene holgado, aprovecha para adelantar trabajo y no para platicar con tus colegas.

Otro consejo es el de evitar estar quejándose por todo: trabajo, la política de la empresa, los salarios, etc. Mejor que hablar es hacer, por eso, si hay cosas que te molestan o quisieras modificar, háblalo con quien corresponda, de una manera adulta y educada, pero evita que se te escuche todo el tiempo quejándote.

También la formación es un elemento que nos permitirá mantener nuestro empleo. Hemos insistido muchas veces en la importancia de una formación continua, razón por la que te recomendamos que evalúes cuáles son las  demandas de tu empresa y perfecciónate en cursos o talleres que estén vinculados.

Por último, procura separar lo personal de lo profesional. Si pasas por un mal momento personal, intenta que el mismo no te limite en tus tareas, al mismo tiempo de evitar perder tiempo laboral para contarle a un compañero de confianza, cuáles son tus penas. Deja eso para la hora del almuerzo o para luego del trabajo.

Sabemos que es difícil, pero debes intentarlo.

Foto: Trabajando por Juanpol en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...