Cómo encontrar sentido a lo que hacemos en el trabajo

Es necesario encontrar un sentido a lo que hacemos para ganarnos la vida y sobre todo encontrarnos a nosotros mismos.

en el caminoNos pasamos la mitad de nuestra vida trabajando y muchas veces el lugar en donde trabajamos se ha convertido en nuestra segunda casa.

Por otro lado, nuestra mente está constantemente inmersa en pensamientos y situaciones laborales… así que es algo inevitable desligar nuestro trabajo de nuestra vida cotidiana…

Pero ¿Tiene algún sentido lo que hacemos?… ¿Te has preguntado sobre el por qué de tu trabajo y de lo que realmente quieres conseguir con él o ya sólo forma parte de tu rutina?

Hay un problema muchas veces oculto y generalmente sumergido dentro de las complejidades laborales de las personas, que tiene mucha relación con el estrés y la motivación laboral y es que una gran parte de los trabajadores tiene la sensación de que su trabajo simplemente no tiene sentido y este hecho no sólo está afectando la productividad de las empresas, sino también la salud de los mismos trabajadores.

Los síntomas de los empleados que no han sabido otorgarle un sentido a lo que hacen durante la jornada laboral son variados pero comunes y más que síntomas parecen más bien actitudes y reacciones frente a sus empleos y a todo lo que les rodea en el trabajo.

De esta forma encontramos personas que pasan el día quejándose sobre su situación laboral, culpando a sus compañeros o personas de su entorno sobre lo que les pasa, lo que también los lleva a cometer muchos errores de los que evitan hacerse responsables.


Tomando en cuenta la crisis laboral que se avecina y considerando lo negativos que podrían ser para las empresas y el resto de los empleados el hecho de tener a personas con posibilidades de deprimirse en la empresa. Hemos de saber identificar a estas personas a tiempo para que reciban ayuda lo antes posible, de forma que puedan comenzar recuperar el verdadero sentido del trabajo que debe prevalecer en todo empleado y así poder ser medianamente feliz con lo que hace, para que no vivan esperando a que llegue la hora de salida, ya que probablemente no podrán afrontar los nuevos retos del mundo laboral actual.

Esto conlleva un proceso de cambio en donde inicialmente los afectados han de reconocer y ser plenamente conscientes de su actitud negativa para poder tomar las medidas que los coloquen en el camino del cambio.

Una vez sepan cuáles son los factores que los limitan y que no les permiten encontrar el valor que tienen sus acciones dentro de un entorno laboral normal, podrán encontrar y luego usar las herramientas necesarias para combatirlos y volver a encontrarle sentido a lo que hacen, ya que de otra forma podrían perder sus trabajos.

Cada trabajador por separado contribuye y enriquece con su aporte personal en el crecimiento de la empresa, así que cada esfuerzo particular sumado, resulta luego en desarrollo y productividad, factores muy importantes para que cualquier empresa funcione debidamente, por lo que sólo hay que demostrarle al trabajador que realmente es importante lo que hace para mantener el buen funcionamiento de la misma.

Para ayudar a estas personas y poder conseguir que reaccionen frente a lo que hacen para ganarse la vida, existen siete principios que recomiendo seguir y que el Dr. Alex Pattakos extrajo del libro “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl. Libro que nos enseña cómo sobrevivir bajo circunstancias extremas y que nos habla sobre la existencia y las metas del hombre en la vida, aplicados al mundo laboral actual.

En su contenido se exponen varios principios que contribuyen a incrementar nuestra capacidad para enfrentarnos a los retos del mundo laboral y encontrar sentido al quehacer cotidiano, permitiendo a nuestro yo interno desarrollar todo nuestro potencial.

Como bien expone Pilar Jericó en un interesante artículo relacionado al tema:

“Su mensaje es poderosísimo. Significa que aun cuando no tengamos ninguna posibilidad de actuación siempre queda la opción de decir la actitud que queremos adoptar. Y este pensamiento abre todo un mundo de posibilidades, sobre las que en alguna ocasión hemos hablado. Significa sentirse protagonista y no víctima. Significa tomar en consideración que tenemos poder, poder para cambiar aunque en algunas circunstancias sea sólo la actitud que queremos tomar. Es, en el fondo, una invitación a la libertad…”

dia-del-brasil-de-jungledrumsonline

Les listo a continuación los siete principios «del sentido» que el Dr. Pattakos no propone:

1.-   Tenemos que ejercer la libertad de elegir nuestra actitud.

Esto nos permitirá tener libertad plena, para que siendo personas encuadradas en una organización, podamos elegir la actitud que mejor creamos conveniente para nosotros y para el resto de los que laboran a nuestro alrededor. Esto determinará nuestro compromiso con la organización.

2.-   Tenemos unos valores y debemos estar comprometidos con ellos.

Hay que encontrar los valores que luego le otorguen sentido a lo que hacemos, tanto para nosotros como para cada uno de nuestros colaboradores. La idea es poder encontrar la voluntad del sentido, como individuos hemos de reflexionar acerca de cómo vivimos la vida y cuáles pensamientos nos acompañan.

Se han identificado tres tipos de valores:
– Los valores creativos (cuando el trabajo, no siempre ocurre, te da posibilidades de ser creativo)
– Los valores de la experiencia (experimentar cosas, encontrarte con otros …)
– Los valores de la actitud (la actitud positiva nos permite conseguir nuestros retos).

Lo que hacemos y por qué lo hacemos es lo que marca la diferencia en las personas.

3.-   Detectar el momento de los sentidos vitales.

Cada momento de nuestra vida contiene una “semilla” de sentido, aunque sea un mal momento. Ante cualquier situación en el trabajo y antes de actuar en consecuencia, nos debemos hacer cuatro preguntas:

¿Cómo he respondido ante la situación? ¿con rencor, hiriendo a alguien, he dimitido, he hecho correr rumores…?

¿Cómo me he sentido ante esa situación? (escribir algunas palabra para describirlo)

¿Qué he aprendido de la situación?

¿Cómo voy a crecer y desarrollarme a partir de esa situación?

Hay que desarrollar un plan de acción porque si no, repetimos siempre los mismos errores y hay que entender el sentimiento detrás de cada situación clave.

4.-   No trabajar en contra de nosotros mismos.

Algunas veces nosotros somos nuestro peor enemigo, tenemos tanta obsesión por conseguir algo que vamos hacia atrás y conseguimos justo lo contrario (ejemplo: el micro gestor, el que está permanentemente observando y controlando lo que hacen sus colaboradores).
– No trabajes en contra de ti mismo: El individuo encuentra a las personas y valores clave que ha encontrado a lo largo de su vida

5.-  Obsérvate a ti mismo desde la distancia.

Como seres humanos (no lo pueden hacer otros animales) podemos mirarnos a nosotros mismos desde la distancia, ver nuestros errores y nuestros éxitos, podemos tener sentido del humor. Hay que fomentar el sentido del humor, despertarse cada día con actitud positiva y transmitirla a los demás.

6.-   Cambiar o desplazar el foco o centro de atención.

Reflexión sobre la actitud frente a la vida, si observas que te quejas más de lo que agradece estar vivo y si pasa el día buscando un significado real a tu trabajo.

Hay que reconfigurar las dificultades y las quejas con el objetivo de desarrollar actitudes potenciadoras que impidan caer en una dinámica de malestar constante.

Cuando las cosas se ponen difíciles en el trabajo quizás haya que pensar en las características positivas del trabajo, evitaremos el stress y la enfermedad.

Un buen ejemplo es la película “La vida es bella”, que trata de cómo un padre “engaña” a un niño en un campo de concentración y cómo le hace vivir otra vida, como un juego que le permite seguir viviendo dentro de todo lo positivo que se puede sacar de una situación negativa.

7.-   Extenderte más allá de tí mismo (autotrascendencia).

Esto quiere decir no pensar sólo en ti y preocuparte más por los otros, de tus colaboradores, del cliente, de la sociedad. Ir más allá de si mismo: trabajar el optimismo auténtico, vivir y trabajar con sentido para poder posicionarse en las dimensiones éxito/fracaso y sentido/desesperación para comprender su magnitud.

Nuestro legado no es buscar que se nos recuerde a nosotros, sino que sean recordados nuestros colaboradores por su aportación, que nuestros clientes estén satisfechos con nuestro servicio, que aportemos algo a la sociedad etc…

Reflexión:
Se puede elegir como queremos construir nuestro futuro. Un futuro personal pero a la vez laboral del que dependerá también el futuro de la organización. Esto es sólo elección nuestra y es por eso que desde nuestro interior deberán venir las respuestas.

Fuentes:

Este post está inspirado en el artículo “Recuperar el sentido del trabajo” que leí en el Nº34 la edición impresa de la revista Selection Magazine, publicación del Grupo Select y está aderezado con el contenido del post El líder busca sentido y lleva a los otros a buscar sentido, del blog Ideando.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...