Cómo conseguir más responsabilidades en el trabajo

Antes de buscar nuevas responsabilidades, debemos ser conscientes de nuestras fortalezas y limitaciones. La regla de oro para el cambio es tener una actualización de nuestros conocimientos y habilidades. ¿Tienes la capacidad necesaria? ¿Necesitas más formación? ¿Estarás a la altura de las nuevas responsabilidades?

Desempeñar un papel activo en tu carrera, aumentar el nivel de responsabilidad y desarrollarte en tu trabajo son frases que suenan bien y que creo, que están en la mente de todos. Sin embargo, para ello es necesario en primer lugar que seamos capaces de evaluar nuestras habilidades y motivaciones. Se trata ni más ni menos que de expandir nuestra cartera de competencias mediante la adopción de problemas de la empresa como propios, de manera que poco a poco nos vayamos acercando a los círculos en que tienen lugar los procesos de toman de decisiones.

Ascenso en el trabajoPara responder a las dudas que surjan sobre si estaremos o no a la altura de nuevas responsabilidades en nuestro puesto de trabajo es necesario analizar las diferentes etapas de nuestro viaje: las características de los puestos de trabajo que hemos ocupado, los logros que hemos realizado… El objetivo de esta tarea no es otro que identificar las habilidades, conocimientos y puntos de control de crisis. También se destacan las características personales, como nuestra capacidad de reacción, nuestras necesidades y deseos.

Además de los conocimientos técnicos específicos para desempeñar nuestro trabajo, debemos actualizar conocimientos «transferibles» que serán útiles útil para las nuevas responsabilidades de gestión o la capacidad de gestión, que hemos desarrollado durante las actividades profesionales o de ocio (nunca se sabe).

Por último, es necesario ampliar nuestra cartera de competencias mediante la adopción de nuevas situaciones como propias para que nos podamos acercar al interior de los círculos de toma de decisiones. Así que si se nos consulta para que demos nuestro punto de vista, nos están ofeciendo indirectamente más capacidad de decisión, o quizá la posibilidad de obtener más presupuesto o más equipos.


Imagen de un "trepa" bastante famoso

Imagen de un "trepa" bastante famoso

Una vez que tengamos claras nuestras habilidades y motivaciones, debe dar comienzo nuestra campaña para la auto-promoción en la empresa. Es necesario currárselo bastante. No se trata de invadir el espacio de trabajo de compañeros o superiores, sino para desarrollar nuestra red. El objetivo: compartir nuestro trabajo y establecer alianzas, incluso más allá de nuestro departamento. Acerca a tu gente hacia tus posturas, comparte con ellos en la cafetería durante el almuerzo o de manera informal tus puntos de vista sobre el funcionamiento de la empresa. Es fundamental ir a la pesca de información de las personas en la empresa si queremos posicionarnos bien. Todos estos pequeños contactos pueden ser útiles en el camino hasta nuestro ascenso en el trabajo.

Generalmente, en todos los puestos de trabajo nos movemos en un entorno complejo, aunque no lo parezca funcionamos en red. En consecuencia, no es necesariamente cierto que nuestro jefe directo tenga en su mano la decisión de otorgarnos nuevas responsabilidades en nuestro empleo. Pese a ello es importante hacerle saber que estamos dispuestos a superar nuestra posición actual en la empresa. Pero mucho cuidado, por encima de todo, no hay que ser demasiado oportunista. Mostrar demasiados deseos de ascender puede suponer que nos hagan un bloque de por vida. Y es que a nadie le gustan los «trepas» dispuestos a quitarnos el trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...