Chatarreros, ¡menudo negocio!

Aún por desarrollar, el tratamiento y reciclaje de la basura es toda una industria que abre gran cantidad de fuentes de empleo y que, además, contribuye a la ecología y cuidado del medio ambiente.

En anterior ocasión, hemos hablado de los empleos verdes, dentro de los cuales se ubicaban los de recicladores y hemos dicho que el negocio de la basura es un verdadero negocio capaz de mover millones de euros aal año y de provocar un mejoramiento de la calidad de vida, generar permanentes fuente de trabajo y negocios paralelos e industrias que, si aún no sucede es por lo costoso que aún resulta el Reciclaje.

Sin embargo de todo este panorama que se vislumbra pero aún no puede ser desarrollado hasta tanto los costos lo justifiquen, existen profesionales que trabajan como gestores de residuos que clasifican la basura y sacan de la calle aquellos materiales que resultan contaminantes para el medio ambiente, como el zinc, el hierro o el cobre que están presentes en residuos comunes.



Los chatarreros recorren las calles de ciudades de todos los tamaños, buscando metales, residuos de obras o derivados de construcciones así como objetos que se arrojan a la basura por haber perdido utilidad o haber sido reemplazados por uno mejor o más nuevo.

La basura que, para quienes la dejaron en los cestos, carece de valor alguno es recogido y procesado para ser devuelto al mercado después de ser reciclado convenientemente.

Los trabajadores de la basura son desde chatarreros ambulantes, recuperadores, trabajadores de desguaces, gestores de residuos hasta fundidores y, con el trabajo de todos, consiguen dar un segundo uso a objetos o materiales que habían sido desechados por resultar inservibles tal y como estaban.

Los chatarreros ambulantes y los propietarios de pequeñas tiendas de compraventa son dos actores importantes en el proceso de reciclaje, ya sea recolectando, clasificando y poniendo a disposición de recicladores (chatarrero), como reinsertando el producto, reciclado, al mercado (vendedor).

Los chatarreros se ocupan de recoger la chatarra, clasificarla y separar los materiales que luego venden a los diferentes recicladores.

Dado que la mayoría de los residuos proviene de obras o derrumbes son los chamarileros los principales clientes de los chatarreros, quienes adquieren el material para su reutilización.

Los materiales más frecuentes en la recuperación son los metales férricos como el acero y el hierro, además de los no férricos como el cobre, plomo y aluminio, sumado a los clásicos: papel, cartón, madera, vidrio, plástico, neumáticos, etc.

La clasificación de la basura es todo un trabajo, pues la mayoría de las veces, un solo residuo contiene diversos materiales que es necesario separar de manera manual.

Dado que es un trabajo complejo para el cual no existe formación académica, la mayoría de las personas que se trabajan recogiendo y tratando chatarra proviene de familias que han transmitido el oficio de generación en generación, transmitiendo sus enseñanzas, experiencias y cediendo los negocios derivados de la basura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...