La recesión promueve las redes sociales profesionales

LinkedIn no es una red social, estrictamente hablando, sin embargo, son los vínculos que se tejen de un profesional a otro y las conexiones entre las empresas las que han dado relevancia a esta herramienta como un Buscador de empleo.

Red de contactos profesionales: LinkedIn

LinkedIn es una de las más populares redes sociales profesionales que existen en internet y es uno de los sitios que mayor incremento ha registrado en su tráfico a partir de la crisis y el desempleo.

Esta red que ha duplicado su tráfico en los últimos años pasando de 3.3 millones en 2008 a 6.9 millones en 2010 sigue la tendencia vista en Facebook y Twitter, sin embargo se diferencia de las dos porque aquéllas no han sabido transformar el crecimiento en ganancias.

De acuerdo con los comentarios que el fundador de LinkedIn, Reid Hoffman, hizo en el Foro Económico Mundial en Davos el pasado enero, la compañía valuada en 1,000 millones de dólares ha pasado dos años con los números en rojo pero, la realidad ha cambiado y, hasta ahora, ha ganado cerca de 100 millones.


El éxito de LinkedIn está fundado en algo que ya todos sabemos y que Charlene Li, fundadora de la firma Altimeter Group, refleja: “La mejor manera de encontrar un empleo es a través de referencias, y LinkedIn es la mayor red de referencias que existe”.

Y no sólo quienes buscan empleo empiezan a confiar más en el poder de LinkedIn, sino que también los empleadores han empezado a usar esta herramienta para contratar personal y, más aún, para re capturar antiguos talentos.

Drew Patterson, vicepresidente de mercadotecnia de Kayak.com, considera a LinkedIn una de sus redes laborales más útiles: “LinkedIn es genial porque te da una idea de dónde se encuentra una persona y cómo encaja en tu mundo”.

Si bien LinkedIn nunca se ha calificado a sí mismo como un sitio de presentaciones sociales, sino de presentación profesional, la constante suscripción de nuevos miembros hacen de esta herramienta una gran utilidad para los empleadores y, a medida que cada usuario amplía su red de contactos profesionales, la información se valoriza.

Pero detrás de las búsquedas y las ofertas, existe una maquinaria dispuesta a hacer ganar dinero de diversas formas y que diferencia a LinkedIn de otros buscadores de empleo tradicionales que reciben ingresos por las ofertas que publican y por consiguiente pierden dinero cuando las compañías contratan menos gente.

Y es que, además de las ofertas de empleo y los anuncios tradicionales, ha hecho negocio con la venta de su software a empresas que necesitan esta herramienta para sus procesos de contratación interna. Además, los usuarios de LinkedIn pueden pagar por suscripciones Premium.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...