ThyssenKrup y el futuro de la fábrica siderúrgica TK Galmed

En el caso de cerrar la multinacional, los 165 trabajadores serían recolocados en otras plantas.

Galmed

El Grupo ThyssenKrup, que agrupa a empresas del holding alemán en España, es una de las empresas más sonadas en el Camp de Morvedre. ¿El motivo? El conseller de Economía, Máximo Buch, ha ofrecido a ThyssenKrup la posibilidad de comprar la planta de la multinacional alemana que posee en el Puerto de Sagunto llamada TK Galmed, con un fondo de capital riesgo participado por la Generalitat y el Ministerio de Industria.

El futuro de Galmed cada vez está más negro y es que el próximo año, supuestamente, la fábrica desaparecerá o será trasplantada. La multinacional germana tiene previsto desplazar la planta valenciana a otro lugar del mundo, debido a las altas pérdidas en Europa en el negocio siderúrgico.

En el caso de ser cerrada, se pondría en marcha un plan de recolocaciones para garantizar el empleo de la actual plantilla: 165 trabajadores. El cierre de Galmed supondría el despido de casi 200 familias que, desgraciadamente, se quedarían sin trabajo. Los ciudadanos porteños no han parado de hacerse oír a través de manifestaciones y protestas, pero de poco han servido ya que la propuesta de trasplantar la fábrica valenciana sigue en pie.

Si al final se cierra la factoría, los trabajadores serían relocados antes de 2015. Esto supondría un coste de 50 millones de euros que repercutirá en las industrias de este sector como es el caso de ArcelorMittal, empresa que suministra alrededor de 150.000 toneladas de acero a Galmed.

Por su parte, la Generalitat, a través de sociedades participantes por el Instituto Valenciano de Finanzas, participa con fondos como Comval Emprende, Tirant, Santagel y Angels Capital. Aunque son varios los socios que participan, es insuficiente para comprar los activos de Galmed.

Una noticia triste para todos las personas que trabajan en TK Galmed (ubicada en el Puerto de Sagunto) y que ven como su futuro cada vez es más incierto. Las últimas manifestaciones y protestas han servido de poco ya que la planta siderúrgica tiene como objetivo a corto plazo suprimir la planta valenciana o desplazarla a otro país.

Por último, Buch se reunió con los altos directivos de Thyssen para tratar la división del acero  y buscar un plan de viabilidad de la planta valenciana tras la reestructuración mundial que tiene previsto realizar debido a las grandes pérdidas en Europa. No cabe la menor duda que es un chorro de agua fría para todos los trabajadores de Galmed que ven como su futuro es totalmente inestable y cualquier cosa puede suceder.

FUENTE/ levante

FOTO/ Jean & Nathalie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...