Noticias

tiempo20dinero2

Ante la partida voluntaria de un empleado las empresas no sólo se enfrentan con los gastos explícitos de selección, capacitación y entrenamiento sino que tienen que afrontar costos ocultos como por ejemplo: la pérdida de productividad en el lapso entre que se va el empleado y llega su reemplazo, la pérdida de conocimientos, el impacto sobre el clima laboral y el equipo, la posible pérdida de lealtad por parte de los clientes, el mal humor que genera entre los que permanecen en la organización por el hecho de tener que hacer un mayor volumen de trabajo mientras se consigue el reemplazante y el aumento del ausentismo. No solo eso sino que también se pierde todo su conocimiento y formación, a lo que se suma el tiempo que lleva conocer el ambiente, la forma de trabajo y la gente. ...

Leer más