Las mejores estafas en las ofertas de empleo

Las ofertas de empleo falsas se basan en pedir datos personales, llamadas al 806, ingresos en cuentas bancarias o transferencias de dinero de una cuenta bancaria a otra.

La red se ha convertido en un gran espacio a la hora de buscar y encontrar ofertas de empleo. Internet es la mejor manera de encontrar puestos vacantes que se asemejen a un perfil profesional, ya que la gran mayoría de páginas web dispone de filtros para encontrar, mejor aún, una vacante.

Aún así, Internet contiene ofertas de empleo ficticias, vacantes que no son reales y que lo único que quieren es conseguir el número de una cuenta bancaria o datos personales de los usuarios. En época de crisis, muchas empresas se aprovechan de las debilidades de las personas y ofrecen vacantes falsas con el único objetivo de conseguir más y más dinero.

Para descubrir que una oferta de empleo es ficticia hay que tener en cuenta los parámetros o las condiciones que nos exigen. Por una parte, una oferta de empleo es ficticia cuando la empresa obliga al nuevo trabajador a pagar por trabajar en el extranjero. Suelen llamarlo gastos administrativos y se realizan a través de plataformas que no dejan ningún rastro en la cuenta bancaria.

Otra de las características de estas ofertas de empleo falsas son la captación de datos personales. En esta ocasión, los nuevos trabajadores no efectúan ningún tipo de pago sino que es la propia empresa la que, a través de un mail o SMS, capta los datos de los usuarios y los incluye en su lista de spam. Estos usuarios pueden ser víctima de ataques de seguridad.

Por otra parte están las famosas encuestas a través del teléfono. Las encuestas son formas muy sencillas de conseguir datos de usuarios. Pero no es ahí donde está el problema sino en el acceso a los cuestionarios y a las bases de datos de estas empresas. La inscripción no es gratuita sino que los usuarios deben pagar más de 25? por hacer uso de estas listas de direcciones.

Además, también están las famosas llamadas telefónicas. La gran mayoría de estafas por Internet se hacen a través de las líneas con prefijos 803, 806 y 807 que varían en función de la duración de la llamada. Por regla general, el coste mínimo por minuto es entre 0,91 y 1,21 euros (en redes fijas), mientras que en dispositivos móviles oscila entre los 1,27 y 1,57 euros por minuto.

También hay que tener cuidado con las ofertas de empleo que se basan en este lema: “Hágase rico, o casi, fabricando productos desde casa”. La empresa tan sólo obliga a comprar el material mínimo para realizar el producto, eso sí, a través de su propia web. Hasta aquí bien, el problema llega cuando el usuario se da cuenta que el producto no tiene rentabilidad y que ha comprado material innecesario.

Cuidado con los cursos. Estamos en una época donde escasean las ofertas de empleo y aumentan los cursos educativos y de idiomas. Por esta razón muchas empresas se aprovechan de lo sucedido y realizan falsas promesas al usuario. Este tipo de compañías reconoce que tras finaliza el curso encontrarán un trabajo, pero no es cierto. Tan sólo quieren el dinero de las inscripciones.

Una de las peores ofertas de empleo son los falsos mediadores. Se trata de hacer creer al usuario que ganará mucho dinero a través de transacciones bancarias (recibir e ingresar dinero) cuando en realidad lo que está haciendo el pobre usuario es ser un mulero en un negocio de blanqueo de capital. Esto puede tener grandes represalias penales.

FUENTE/ ABC

FOTO/ art_es_anna

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...