Las empresas tienen equipos tecnológicos anticuados e ineficientes

Las empresas españolas se están resistiendo a la transformación digital, puesto que la mayoría de ellas sólo ofrecen ordenadores de sobremesa (algunos, anticuados) a sus trabajadores. Esto obliga a suplir las carencias con terminales propios o a descender la calidad de trabajo.

tecnologia vieja

La tecnología y la digitalización han revolucionado la forma en la que nos comunicamos, compramos o informamos; algo que ha afectado de lleno al mercado laboral. Mientras surgen nuevos empleos relacionados con el campo de las nuevas tecnologías, otros tantos puestos parecen condenados a la extinción y todos los empleados ven necesario adaptarse a la nueva realidad parece que las empresas españolas se resisten a incorporar la tecnología.

Si bien puede parecer imposible en una época en la que surgen nuevas aplicaciones y dispositivos con interesantes aplicaciones en el ámbito laboral o empresarial, sí hay una resistencia de las empresas españolas a adoptar nuevas tecnologías. Un estudio de Gartner apunto que, a pesar de ser conocidos los beneficios de dispositivos móviles como tablets, smartphones o portátiles; las compañías españolas continúan ancladas en ofrecer ordenadores de sobremesa a sus trabajadores, en su mayoría equipos ya antiguos.

De acuerdo al informe, parece que la transformación digital no ha pasado por España. Si bien 8 de cada 10 trabajadores ha recibido un dispositivo tecnológico por parte de su empresa, en la mitad de los casos se trata de ordenadores de sobremesa que ya están anticuados. Dejando de lado la obsolescencia de algunos modelos, una de las problemáticas más habituales con estos equipos es que no permiten una adaptación real de los empleados a las nuevas formas de desarrollar las tareas.

Los trabajadores deben moverse dentro de la oficina, resultando imposible mover un equipo de sobremesa para trabajar o mostrar los avances de un proyecto. No sólo suponen una incomodidad por tener que tomar notas a mano o tener que enseñar gráficos impresos previamente; sino que estos gestos afectan a su productividad.

Sólo unos pocos cuentan con dispositivos actuales

El estudio apunta que sólo el 36% de los trabajadores españoles cuenta con un ordenador portátil o un convertible, si bien los expertos señalan que esta cifra irá en aumento. En cuanto a los terminales personales, el mercado laboral demanda trabajadores cada vez más localizables y conectados, sólo el 23% de empleados tiene un móvil de empresa.

El bajo número de empresas que ofrecen un móvil a sus trabajadores pasa desapercibido, puesto que más de la mitad de los trabajadores que emplea un ‘smartphone’ por motivos laborales lo hace desde su terminal personal. Todas estas variables pueden llevar a una incomodidad de la plantilla de trabajadores con el material tecnológico ofrecido por la empresa, obligándoles a invertir en su propio equipo personal-laboral. Por estos motivos, las empresas españolas deben incorporar una estrategia para renovar sus dispositivos corporativo de acuerdo a las nuevas exigencias de trabajo.

Imagen: © alphaspirit

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...