La brecha salarial: el estatuto de los trabajadores no es suficiente para reducir

La brecha salarial es una realidad pero aun muchos informes discuten sobre la realidad de este caso

¿Cual es la principal causa de la brecha salarial?

En investigaciones recientes, se ha determinado que el género de los trabajadores suele determinar la brecha salarial existente en el mercado laboral. Susana Rodríguez Escanciano, profesora de la Universidad de León (ULE) en la cátedra Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, ha publicado su trabajo “La discriminación retributiva por causa de sexo y del género: Factores desencadenantes y pautas de solución”, en el cual puntualiza como las mujeres reciben menos beneficios económicos en sus trabajos, situación contraria en caso de los hombres.

La brecha salarial es una realidad

Establecer la existencia de la brecha salarial a causa del género, le valió a la catedrática el “Premio 8 de Marzo-Igualdad de las mujeres”, pues el jurado elegido por la Asociación Española del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social (AEDTSS), consideró de gran importancia y envergadura el promover la igualdad de condiciones y beneficios para hombres y mujeres en el ámbito laboral.

Teniendo en cuenta que la brecha salarial es concebida por la Comisión Europea como “la diferencia existente entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos, calculada sobre la base de la diferencia media entre los ingresos brutos por hora de todos los trabajadores. Actualmente, la brecha salarial española se calcula en un 23% por encima de los 17 puntos porcentuales medios de la Unión Europea y de los cuales, las mujeres solo perciben 12,7% menos por hora.

Es por ello que el texto cita que esta es una “verdad incuestionable”, pues las mujeres presentan las retribuciones más bajas en comparación a los hombres, cuya remuneración suele ser alta, generando una situación que trasluce una “deplorable premisa”.

¿Cómo se perciben las leyes?

El estatuto de los trabajadores, en su articulo 28, reconoce a modo general el derecho a la igualdad en relación al salario y el cumplimiento de trabajos de igual valor para hombres y mujeres, al igual que lo hacen los postulados internacionales y comunitarios. Sin embargo, en ocasiones se flexibiliza según sean las circunstancias, siempre y cuando sean justificadas, lo que evita la mejora y reducción de la brecha salarial.

Esta situación legal comprueba que las mujeres reciben una menor retribución, situación que preocupa Rodríguez, quien afirma que lo que se debe procurar es corregir el devenir y finalmente prevenir la discriminación a través de las normativas legales.

Según alerta la catedrática, algunos de los factores que inciden en la brecha salarial son: la interrupción de la vida laboral motivado a la maternidad y el amparo a la familia, la tardía incorporación de la mujer al mundo laboral que suele iniciar con trabajos temporales o de media jornada y la segregación vertical (poca participación en puestos directivos) u horizontal (remuneraciones limitadas, baja productividad y feminización).

Las condiciones laborales para las mujeres suelen tener múltiples limitantes por lo que la propuesta de Rodríguez es ampliar estos escenarios y abrirse a la igualdad de condiciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...