Google y sus raros acertijos en las entrevistas de trabajo

Preguntas como: ‘¿Cuántas pelotas caben en un avión?’, ‘Un hombre empuja su coche a un hotel y pierde su fortuna. ¿Qué ha pasado?’, ‘¿Cuánto tiempo costaría limpiar todos los cristales de Seattle?’ o ‘Cuántas pelotas de golf caben en un autobús escolar?, desaparecerán en las entrevistas de Google.

Google

‘¿Cuántas pelotas caben en un avión?’, ‘Un hombre empuja su coche a un hotel y pierde su fortuna. ¿Qué ha pasado?’, ‘¿Cuánto tiempo costaría limpiar todos los cristales de Seattle?’. Estas son algunas de las preguntas que tenían que responder los candidatos que querían trabajar en Google, una de las empresas mejor valoradas en el mercado laboral. Digo tenían, porque la compañía ha decido prescindir de este tipo de preguntas en sus entrevistas de trabajo.

Muchas personas han reconocido que estas preguntas no valían de mucho y que eran «estúpidas«. Así lo ha manifestado el vicepresidente de personal de Google, Laszlo Bock, en una entrevista al The New York Times: «los sesudos acertijos son una completa pérdida de tiempo», «no predicen nada» y tan sólo sirven para «hacer sentir inteligente al entrevistador». Además, ha reconocido que pedir las calificaciones de la Universidad también es «estúpido».

En cambio, para otras muchas personas era una forma de destacar del resto de personas y de empresas. Preguntas diferentes, raras y en ocasiones muy inesperadas, que diferencian a una persona de otra. Para trabajar en Google era necesario tener la mente abierta y conocer aspectos que nadie conocía.

Las difíciles pruebas de selección de los de Mountain View han pasado fronteras y han dado lugar a miles de comentarios tanto positivos como negativos. Y es que muchos aspirantes se han quedado por el camino debido a las altas pruebas.

La gran novedad de Google es que en las nuevas entrevistas de trabajo no existirán los acertijos raros (cómo cuantas pelotas de golf caben en un autobús escolar) sino que se llevará a cabo otra estrategia de contratación relacionada con el comportamiento de los candidatos, como por ejemplo, explicar cómo actuarían en una determinada situación y cómo profundizarían en ello.

Según Bock, esta nueva estrategia de contratación es más valiosa ya que se puede conocer mejor a la persona, cómo se expresa y cómo interactúa en una situación real. Además, no sólo se conocen los aspectos más personales sino que se muestran datos sobre las consideraciones personales de cada candidato.

Por otra parte, el vicepresidente de Google ha reconocido que pedir las calificaciones universitarias no es lo más importante en una entrevista laboral. Tanto es así, que el propio Bock ha reconocido que el «14% del equipo total de Google nunca ha ido a una Universidad». Una declaración que muestra que la experiencia se crea trabajando y no acudiendo a clases en la universidad. Aún así, una formación previa nunca viene mal.

FUENTE/ Siliconnews

FOTO/ JasperMorse

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...