Críticas a un colegio que da prioridad a los niños con padres trabajadores

Los niños cuyos padres trabajan tienen un punto extra en el baremos que los niños con padres desempleados a la hora de matricularse en un colegio público de Navalcarnero.

Cada vez que conocemos los datos del paro registrado o de la EPA descubrimos que mes a mes se reduce el número de familias donde los dos miembros principales trabajan. Quién sabe si a modo de recompensa por pertenecer al cada vez más selecto grupo de padres con empleo, el colegio público María Martín de Navalcarnero (Madrid) les da prioridad frente a los padres sin empleo a la hora de matricular a los niños de cara al curso escolar que empezará el próximo mes de septiembre.

Por estas fechas, cuando empieza el proceso de preinscripción de los más pequeños en el colegio para el próximo curso suelen surgir casos de este tipo, pero este es especialmente sorprendente, ya que la lógica dice que las familias con uno o los dos miembros en paro deberían tener prioridad a la hora de acceder a un colegio que, además, es público. Los padres y madres del colegio de Navalcarnero critican que la dirección del centro utiliza criterios discriminatorios a la hora de elegir a los alumnos que pueden estudiar en el colegio.

Desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid se ha establecido el sistema de admisión de los estudiantes para todos los colegios madrileños. Ahí, situaciones como tener algún grado de discapacidad o formar parte de una familia numerosa ayuda a sumar puntos en el baremo que se utilizar para establecer el orden de matriculación. Sin embargo, la Comunidad deja un punto del baremo a elección de cada colegio, que puede establecer el criterio que prefiera. Y ahí aparece el problema.

Según la Consejería de Educación madrileña, el hecho de dar prioridad a los niños cuyos padres trabajan no forma parte de los criterios de baremación impuestos desde la Comunidad de Madrid, aunque recuerdan que cada centro tiene la libertad de dar un punto en la baremación por “circunstancias justificadas”. Algo que, según los padres, choca con un centro que, dicen, prefiere a niños con padres en una situación económica y laboral estable “aunque sean de otras localidades en vez de niños que vivan en la zona”.

Por su parte, la dirección del Colegio Público María Martín se defiende de las críticas de discriminación y recuerdan que este criterio lo aprobó el propio consejo escolar del centro (en el que también están presentes los padres de los alumnos). Aún así, la decisión del colegio choca con diferentes decretos autonómicos que asignan puntos a los niños cuyos padres “sean beneficiarios y perciban la Renta Mínima de Inserción”.

Vía: Portalparados

Foto: xornalcerto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...