Barclays despedirá a 3.700 empleados en todo el mundo

Barclays ha anunciado el despido de 3.700 de sus empleados dentro de su proceso de reestructuración. Estos despidos no deberían tener una gran incidencia en España, donde el banco británico ya cerró más de 100 oficinas hace dos años.

Una de las oficinas de Barclays.

El banco británico Barclays, uno de los más grandes del mundo, ha anunciado que durante 2013 despedirá a 3.700 de sus trabajadores de todo el mundo debido a la remodelación que pretende hacer de sus actividades en los negocios de banca minorista y de inversión. El anuncio llega tras conocerse que la entidad financiera cerró el año 2012 con unas pérdidas de 1.041 millones de libras esterlinas, unos 1.217 millones de euros. 1.900 trabajadores del negocio de banca minorista y empresas en Europa se verán en la calle, igual que otros 1.800 empleados de la división de banca corporativa y de inversión.

Barclays quiere centrar sus esfuerzos inversionistas en Gran Bretaña, los Estados Unidos y África, mientras que en Europa y Asia se limitará a mantener la “presencia apropiada” para respaldar su franquicia global de banca de inversión. Así, el banco reestructurará su negocio de banca minorista en el viejo continente y reposicionará sus actividades de valores e inversión en Europa y Asia. De esta forma, Barclays se concentrará solo en dar servicios a sus clientes en mercados geográficos y de negocios donde tiene ventajas competitivas y escalares.

Las medidas de reestructuración supondrán que el banco británico asuma en sus cuentas del primer trimestre de este año una carga extraordinaria de aproximadamente 500 millones de libras esterlinas -unos 585 millones de euros. El objetivo es reducir la base de costes del banco en 1.700 millones de libras -1.990 millones de euros- en 2015, hasta los 16.800 millones de libras -19.662 millones de euros-.

Aún no se sabe como afectará esta nueva oleada de despidos a los empleados de Barclays en España, donde la entidad británica ya cerró más de un centenar de oficinas hace dos años. Aquellos cierres deberían suponer que el nuevo plan no tenga un gran impacto en España, pese a la insistencia de algunos analistas para que Barclays se deshiciera de sus negocios en el sur de Europa. Si finalmente Antony Jenkins, consejero delegado de la entidad, decide mantenerlos deberá demostrar su habilidad para reducir sus costes y conseguir beneficios en la zona.

Mientras Barclays anunciaba su plan de reestructuración, también presentaba sus resultados para 2012, en el que registró unos 1.217 millones de euros en pérdidas. Su consejero delegado explicó que fue un año “difícil” para todo el sector financiero, incluido Barclays, que registró el impacto negativo de 7.029 millones de libras -8.226 millones de euros- debido a elementos extraordinarios como los ajustes en el valor de la deuda propia de la entidad, o las provisiones por la mala comercialización de seguros de protección de pagos y coberturas frente a la volatilidad de los tipos de interés.

Foto:  Ell Brown

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...