Las reformas que se vienen para cumplir con el déficit

No es un secreto que, hasta ahora, la batería de medidas que se han ido adoptando con el objeto de cumplir las exigencias de Bruselas para enfriar el proceso de crisis, detener el crecimiento del paro y desarticular la recesión para recuperar la economía española, ha sido insuficiente.

Y, en consecuencia, no resulta gran enigma vislumbrar que, en pos de alcanzar esas metas ambiciosas que se nos ha fijado, sea necesario adoptar nuevas medidas, nuevos ajustes, nuevos recortes.

Como evidente, finalmente ha sido blanqueado por el Gobierno que ha prometido «reformas» para las siguientes dos semanas y que afectarían a las pensiones, el empleo, la vivienda.

El paquete que será presentado el 27 de septiembre para cumplir con las recomendaciones de la Unión Europea, esta vez estarán dentro de la cartera ministerial de Luis de Guindos quien el pasado 14 de septiembre se comprometió ante sus socios del Eurogrupo a cumplir con el objetivo fijado de reducción del déficit para este año (hasta el 6,3% del PIB), adoptando más ajustes desde el Ministerio de Economía, si fuera necesario.

Con ese nuevo anuncio, antes de que termine el mes, el Gobierno de Mariano Rajoy presentaría un nuevo programa de reformas que, nuevamente, estaría basado en las recomendaciones de la UE y que evidencia «compromisos muy claros y un calendario preciso».

De Guindos ha concretado que el plan se aprobará el 27 de septiembre al mismo tiempo que se presentarán los presupuestos de 2012-13.


Pero si acaso se había llegado a especular que estos nuevos ajustes, en realidad, responden a una estrategia previa para solicitar el rescate, el ministro ha sido contundente al descartar esta posibilidad y ha negado que persiga obtener dinero por parte del Banco Central Europeo (BCE).

El ministro de economía español destacó que las nuevas reformas se aprobarán en el último consejo de ministros del mes y tendrán como objetivo impulsar el crecimiento y el empleo. El funcionario aseguró, además, que habrán más recortes pero no dio detalles respecto de las medidas que serán presentadas en un par de semanas.

Quienes intentan adelantarse al reloj y conocer las medidas que serán anunciadas el 27 de septiembre por parte del Ministerio de Economía, especulan con que las pensiones y el subsidio de desempleo sufrirían alguna alteración. Otra de las posibilidades que se barajan es que se profundizaría en la reforma laboral, que se haría un adelanto de la entrada en vigor de la subida de la jubilación, más impuestos especiales, más control de las cuentas autonómicas e incluso despidos públicos.

EL ministro de Guindos no ha convalidado ni refutado ninguna de estas teorías pero sí se ha ocupado en destacar que ningún ministro de Economía de la Eurozona le ha pedido que España se acoja a un programa de asistencia financiera.

En cambio, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker ha dicho que «Nos ha garantizado que el objetivo fiscal para este año está al alcance de la mano. El ministro español ha reiterado el pleno compromiso de las autoridades españolas para cumplir los objetivos de déficit, como exige la recomendación revisada por déficit excesivo, incluyendo mediante la adopción de medidas adicionales si es necesario».

Por su parte el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn agregó que «El ministro De Guindos también ha informado al Eurogrupo hoy de que el Gobierno español tiene previsto adoptar un programa nacional de reformas a finales de septiembre, basado en las recomendaciones de la UE, con compromisos muy claros y un calendario muy preciso».

Nobleza obliga a dejar claro que el presidente del Eurogrupo no hizo ninguna aclaración cuando la prensa le preguntó si estas reformas son las condiciones que se exigen a España a cambio de un posible segundo rescate para que el Banco Central Europeo compre deuda y tampoco ha precisado qué medidas en concreto pide la UE a España.

Su respuesta, escueta y escurridiza ha sido que «no nos corresponde describir y prescribir a España el programa político que va a poner en marcha, pero lo discutiremos en el Eurogrupo».

Para descartar el pedido de rescate, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha negado que esté negociando con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, un rescate de 300.000 millones de euros para España y ha declarado que «Sé que ha habido especulaciones en el sentido de que el presidente Draghi y yo misma mantenemos negociaciones en profundidad. Puedo garantizar que no es así».

Con todo lo antedicho, el ministro de Economía de España descartó que el Eurogrupo hubiera impuesto a España nuevas exigencias en materia de ajustes y reformas si pide el rescate para que el BCE compre deuda de forma ilimitada y ha dicho que «El planteamiento general es que las condiciones establecidas para España de reducción del déficit público que están en nuestro procedimiento por déficit excesivo y nuestro programa de reformas».

En todo caso, el ministro de Guindos recalcó que «Lo que tiene que hacer España es ajustar su déficit público a la senda comprometida, que es la que tenemos en el procedimiento por déficit excesivo, y después a las reformas económicas del semestre europeo. Ahí es donde está en este momento el compromiso de España y de nuestros socios europeos».

De Guindos ha subrayado que España «sigue trabajando» en su programa de reformas y que es en este plano en el que «se harán anuncios importantes en los próximos días». Sin embargo, el funcionario evitó dar detalles para adherir a lo antedicho por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy que había declarado que «es mucho más importante cumplir los objetivos de déficit público de España y cumplir con el programa de reformas que un potencial rescate o no rescate».

Fotografía: World Economic Forum en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...