Esta Navidad no vendrá Papa Noel

Un grupo importante de medidas anunciadas ayer por el presidente Rajoy afecta a los funcionarios, tanto en sus ingresos como en sus jornadas y condiciones laborales.

Ayer miércoles el Ejecutivo dio a conocer en la mesa de la función pública el nuevo real decreto y en dicho acto se divulgaron una serie de medidas que el Gobierno planea aplicar siguiendo las recomendaciones de Bruselas y el FMI para recortar el gasto público, incrementar la recaudación y sacar a flote la economía nacional.

En el severo ajuste de Rajoy se contempla el incremento de impuestos, la disminución de beneficios empresariales y asistencia social así como un recorte del gasto público que implica el achicamiento del aparato burocrático.

Pero entre las medidas anunciadas por el presidente Rajoy había otra medida «urgente» que afecta a los funcionarios: La supresión de la paga extra de Navidad.

Como era de esperarse, la tijera de Rajoy recortaría allí donde se producen las mayores erogaciones de cualquier gobierno deficitario: los salarios. Y uno de los anuncios que se realizó ayer al respecto versaba sobre la eliminación temporal de la paga extra de Navidad a los funcionarios.

Según anunciara ayer el presidente Rajoy: “La medida se aplicará a los altos cargos de la Administración central, local y autonómica”. El mandatario ha pedido que también se aplique a los senadores y diputados con el fin de llevar el ahorro a cerca de 5.000 millones de euros.


En el mismo paquete que ha recaído sobre los funcionarios, se buscaría ampliar el número de horas semanales de los empleados públicos fijos para hacer posible la reducción de personal eventual e interinos.

Hace unas semanas el secretario de Estado, Antonio Beteta, aseguraba que el Gobierno adoptaría “cualquier medida antes que la reducción de salarios” y, ciertamente, no puede decirse que ayer se les hubiera bajado el salario a los funcionarios aunque sí es cierto que se les negará la paga de Navidad 2012 con el objetivo de ahorrar de forma inmediata un 14% del gasto pendiente en sueldos públicos equivalente a unos 4.000 millones.

Se trata de medidas urgentes de racionalización y reducción del gasto en materia de empleo público a las que los funcionarios ni sindicatos pueden oponerse; sin embargo de lo cual el Gobierno lleva varios días avisando y negociando estos ajustes con los implicados.

Respecto de la eliminación temporal de la paga extra de Navidad a los funcionarios, la medida contempla que los funcionarios puedan recuperar parte de esta paga a partir de 2015 aunque no en metálico sino a través de una aportación al fondo de pensiones.

Además, si bien se anunció que la medida está prevista para ser aplicada excepcionalmente para el pago extra de Navidad 2012, no se descarta que la misma pueda repetirse durante el 2013 y 2014.

También en el ámbito del empleo público, el Gobierno anunció que reducirá los días de libre disposición (moscosos) y que los sindicatos deberán reducir el número de liberados sindicales.

Fotografía:  Kanko* en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...