Crece la percepción de inseguridad laboral entre los jóvenes

La sexta edición del Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes Bancaja-Ivie revela la percepción y comportamiento de los jóvenes respecto del mercado laboral.

La percepción sobre el mercado laboral por parte de los jóvenes sigue empeorando al mismo tiempo que se incrementa la sensación de inseguridad en el puesto de empleo; así lo destaca la sexta edición del Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes publicado por la Fundación Bancaja y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

En este observatorio se analiza de forma simultánea la vertiente laboral y psicosocial del proceso de inserción de los jóvenes en el mercado de trabajo; realizado a través de una encuesta a 2.000 personas de entre 16 y 30 años que se han incorporado al mercado laboral en los últimos 5 años en toda España.

La sexta edición de el Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes Bancaja-Ivie destaca que el 28% de los jóvenes españoles teme perder su empleo y parte de esta cifra se explica en otro dato recogido por la misma encuesta: la elevada tasa de desempleo de estos jóvenes que alcanza el 45,2%.

Así, la mayor parte de los jóvenes que tienen empleo tienen un contrato temporal (55%) y un tercio trabajan a tiempo parcial; generalmente en una empresa privada (80% de los casos), predominante en el sector servicios (comercio, restaurantes, otros servicios, etc.) para cuyo trabajo, uno de cada tres jóvenes está sobrecualificado (34,76%) y el salario medio es de 900 euros netos. En su mayoría se trata de empresas pequeñas (64% de menos de 50 empleados).


El alto índice de desempleo entre los jóvenes así como la incidencia de los contratos temporales para este colectivo de trabajo ha devenido en inseguridad laboral que genera que, quien tiene un trabajo, teme perderlo.

Por otro lado, los jóvenes que se encuentran buscando un trabajo han cambiado la percepción de las dificultades a la hora de encontrarlo y, actualmente, convienen en que es la falta de experiencia, de contactos y su mala suerte las que los mantienen sin empleo.

Para los jóvenes encuestados la experiencia es el factor que más influye en la obtención de un empleo, y las entrevistas concertadas a través de familiares o amigos, la vía más eficaz para lograrlo. Tal es así que el 55% de los jóvenes acceden a un puesto de trabajo de este modo.

Estas referencias no son menores pues ante esta percepción, los jóvenes han cambiado su forma de buscar trabajo que, entre los jóvenes, indica un incremento del uso de métodos formales.

Además, entre los jóvenes que tienen empleo se ha reducido significativamente el índice de abandono del trabajo respecto de años anteriores y quienes abandonan su empleo lo hacen para retornar al sistema educativo mientras que, una minoría, lo hace para cambiar de empleo.

Del total de jóvenes encuestados, el 84% era laboralmente activo en el momento de la investigación (mediados de 2011) y el 54,8% de los jóvenes activos estaba ocupado, frente al 45,2% de desempleados.

Fotografía: ePublicist en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...