8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora

Hoy se celebra el Día de la Mujer Trabajadora, una ocasión única para recordarnos que todavía queda camino por recorrer hasta alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres.

Como cada 8 de marzo hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una jornada que debería hacernos reflexionar sobre el papel que desarrolla la mujer en el ámbito laboral tanto en España como en el mundo. El Día de la Mujer se celebró por primera vez en marzo de 1911, y entre sus reivindicaciones estaban el derecho a voto, a la formación profesional, al trabajo, a la no discriminación laboral por el simple hecho de ser mujeres y a ocupar cargos públicos.

Nadie se atreve a discutir que en occidente ha logrado el derecho a votar, a la educación o a ocupar cargos públicos, pero otra cosa es el fin de la discriminación laboral y la equiparación entre hombres y mujeres. Un siglos después, los hombres continúan teniendo más facilidades a la hora de acceder a un empleo, sino solo hay que fijarnos en los últimos datos del paro: en febrero, 2.788 hombres abandonaron las listas del paro, que a final de mes tenían 839 mujeres más que 28 días antes.

La desigualdad salarial entre hombres y mujeres o las dificultades que estas tienen para acceder a un empleo contrastan con la opinión de los españoles. Una encuesta revelaba que para el 97% de españoles una mujer y un hombre deberían cobrar lo mismo por hacer un trabajo idéntico, lo que no siempre pasa. La brecha salarial hombre-mujer es del 23%. Sin embargo, ellas obtendrán más satisfacción que un hombre por hacer el mismo trabajo.

Una de las claves para conseguir la plena igualdad entre hombres y mujeres es acabar con el machismo y esta brecha salarial. La Ley de Igualdad de Zapatero tenía que servir para mejorar la conciliación entre la vida laboral y familiar, uno de los retos del empleo en muchos países, para lo que se introdujo el permiso de paternidad. Su objetivo era repartir las obligaciones familiares, tradicionalmente en manos de las mujeres, pero como hemos visto se ha quedado a medio camino del éxito.

También es muy importante acabar con el acoso sexual en el trabajo, lo que nos lleva a fijarnos en las ofertas de empleo machistas que han surgido en las últimas semanas. Tristemente, algunos empresarios prefieren elegir a sus empleadas atendiendo a criterios físicos y no a su currículum o capacidades profesionales, lo que nos recuerda que aún nos queda un buen trecho para acabar el camino que abrieron las Clara Campoamor, Virgina Wolf, Simone de Beauvoir y tantas otras.

Foto: katrinaelsy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 1
Loading ... Loading ...