Trabajar desde casa: Guía de supervivencia

Trabajar desde casa tiene sus beneficios pero no todas son rosas para los teletrabajadores: disciplina, constancia, auto motivación y mucha organización son sólo algunas de las condiciones que los trabajadores freelancer necesitan conseguir por sus propios medios.

Teletrabajar no es tarea sencilla. Organización y constancia restando distracciones.

«Trabajar desde casa« para muchos suena como el trabajo perfecto y la imaginación lleva a imágenes como una mañana en pantuflas, sin necesidad de sacar el coche del garage y sin tener que ver la cara del jefe.

Ciertamente, el trabajo desde casa o el «teletrabajo» puede sonar como un sueño pero además de los beneficios descritos anteriormente también hay inconvenientes a los que te enfrentas y que, fuera de un cubículo de trabajo ordinario, se puede hacer muy difícil de superar pues el trabajo se vuelve más independiente y disciplinado.

Para quienes miran el teletrabajo con deseo, para quienes teletrabajan o quienes siquiera sueñan con hacerlo, aquí algunos consejos para sobrevivir al sueño / pesadilla de trabajar desde casa:


  • Ponte presentable

Trabajar desde casa puede llevarte a pensar que «sería agradable estar todo el día en pijamas y a nadie le importaría», sin embargo, la primer regla para el teletrabajo es «Ponte Presentable». Aunque uses tus pantuflas de conejo, las rutinas de aseo personal y decoro no deben desaparecer jamás.

  • Elige un lugar de trabajo

Sí, trabajas desde casa, pero necesitas un sitio donde estar a gusto, poder concentrarte, que no hayan molestias o interrupciones. Necesitarás conectar algunos periféricos como una impresora, quizás un fax, algunos libros, un archivo. No puedes trabajar desde deambulando por la casa, como tampoco desde la cama o desde un espacio común familiar.

  • Sal de la casa

Trabajar desde casa hace que no necesites salir, pero sí necesitas salir: si ves siempre las mismas cuatro paredes puedes enloquecer y perder tu vida social. No sólo debes seguir teniendo tus rutinas fuera de casa para hacer las compras, trámites o visitas a amigos y familiares, puedes elegir una vez a la semana un café con WiFi para cambiar un poco el aire y agregar algo de creatividad a tu trabajo durante unas horas.

  • Imita una oficina

El sonido del silencio puede ser ensordecedor y hasta abrumarte si estás solo, trabajando todo el día. Una buena práctica es encender el televisor en algún canal que no signifique una distracción y que permita tener un murmullo constante como compañía. Sólo ten cuidado de mantener el mando a distancia cerca por si recibes una llamada y necesitas silenciar rápidamente.

  • Imita la cocina del trabajo

Un cliché muy habitual en las oficinas es ir a la cocina a preparar un café y cuchichear, aunque no siempre ese es el orden de prioridades, sino al revés. Un ambiente de trabajo saludable incluye pausas para socializar; por tanto, si alguien más está en tu casa/oficina, para unos minutos a charlar. Si estás sólo aprovecha para enviar SMSs, visita tus blogs favoritos o responde algunos twitts personales. Con un poco más de organización puedes programar con un amigo/compañero para almorzar. El punto es que todo el mundo necesita un poco de distracción.

  • Deja la oficina-mental

Cuando trabajas desde tu casa, nunca consigues salir de tu trabajo en la oficina, lo cual llega inequívocamente a los fines de semana o días festivos. Trabajas de día, de noche y durante los fines de semana.

Aunque trabajar un feriado no te signifique un gran esfuerzo, proponte descansar los fines de semana y hacer los horarios de trabajo habituales, con la cantidad de horas diarias que tiene una jornada ordinaria.

  • Luchar contra la distracción

Cuando teletrabajas por internet, las distracciones son grandes: el mensajero conectado todo el día invita a nuestros amigos a conversaciones a cualquier hora pero aquí también necesitas disciplina: Si por un momento necesitas mucha concentración y no Internet, desconéctate. Si necesitas responder correos u otras tareas conectado, cierra el mensajero por el tiempo que sea necesario.

  • Consigue una vida social

Ya que no tienes compañeros de trabajo acompañándote cada día, socializar se vuelve más difícil, pues tu tarea es bastante solitaria. Debes intentar escapar de sentirte como un ermitaño y tratar de salir durante la semana también: al cine, por un café o un paseo.

  • Cuidate físicamente

Aunque tiendas a pensar que las personas que trabajan desde casa pueden ir al gimnasio en cualquier momento y revisar hojas de cálculo mientras están montados a un escalador o bicicleta fija, la verdad es que eso no sucede. Apuntarse en un gimnasio y tener una rutina es muy saludable y necesario.

  • No te sientas culpable

Cuando teletrabajas crees que los demás te ven como un gran afortunado y si te olvidas de responder una llamada porque te pasó el tiempo con una tarea, sientes que el otro pensará que estás almorzando y tomando daikiris… El teletrabajo es diferente a otros trabajos, pero no deja de ser trabajo. Concédete algunos errores u olvidos.

Fuente: sporras en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...