Pon un poco de orden en tus perfiles sociales

Si tienes varios perfiles en las redes sociales más populares no significa que debas tener todo mezclado, ordena tus contactos por grupos de afinidad y conserva un espacio para cada cosa. Así será más fácil hacer Networking.


Refrescando el funcionamiento de las Redes Sociales.

Si ya has puesto en práctica algunas de las muchas sugerencias y tips que os hemos ido brindando acerca del Networking, del aprovechamiento de las redes sociales, el microblogging y otras modernas herramientas de uso social y profesional; probablemente ya cuentes con un perfil en Facebook, otro en Vimeo, sin dudas estarás en LinkedIn y no puedes dejar de actualizar constantemente lo que “estás haciendo” con el Twitter.

Como todo usuario que comienza haciendo sus armas en las redes sociales con fines comerciales, profesionales o sociales, es probable que no exista un orden, siquiera un sistema por el cual hayas colocado unos contactos en una y otra red; de hecho, es probable que hayas agregado “a todos los que has podido” en “todo sitio donde lo has encontrado”.

Y es lógico, las herramientas de búsqueda de contactos que utilizan las libretas de direcciones de nuestros correos electrónicos son, en ese sentido, carentes de filtro y si has desarrollado ya algunos meses de actividad en las redes es posible que estés necesitando poner las cosas en orden.


Para ello, lo primero es definir qué utilidad le darás a cada uno de los perfiles que has abierto para entablar contactos y, una vez definidas las funciones de cada perfil, hacer la limpieza necesaria para, seguidamente, promover nuevas campañas para conseguir contactos que se ajusten a las necesidades.

De nada sirve tener en LinkedIn el contacto de la novia de tu hermano, sólo porque es familiar y no brinda ningún valor añadido a tu red de contactos profesionales, como tampoco sirve que te hagas follower de cuanto blog, en cualquier idioma, ha publicado una noticia que te hizo gracia.

Una buena práctica para mantener el Networking en orden y que no sea un caos cada mañana al abrir los sitios o programas con que leemos las novedades, es colocar en Facebook a quienes son amigos, amigos de amigos y conocidos, grupos de afinidad, clubes sociales… En LinkedIn, los contactos deben aportar un valor a tu red, cual si fuera tu agenda profesional y donde deben figurar eminencias, personas respetables, profesionales con trayectoria, empresas reconocidas.

En Twitter, siempre tienes la posibilidad de hacer listas para ordenar tu timeline y ver de a secciones, sin que tus amigos ocupados del #TT recarguen tu lectura profesional de bromas.

Otra sugerencia es que, en vez de vincular directamente tu cuenta de Twitter con Facebook y con LinkedIn, elijas manualmente cuáles son los tweets que decides compartir con cada grupo de afinidad. Entiende que a tus amigos puede aburrirles las noticias de tu profesión y a tu grupo de colegas causarles estupor ciertos comentarios de followers que nada tienen que ver con tu trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...