Aspectos negativos de ser freelance

Ser freelance puede ser toda una experiencia positiva, de mayor aprendizaje y autonomía, pero como en todo, también tiene su lado negativo, desventajas que siempre serán válidas conocer, para sopesar y tomar una decisión más adecuada a nuestras posibilidades y personalidad.

trabajar desde casa

Ser trabajador freelance, o independiente, tiene muchas ventajas, pero también puede tener sus aspectos negativos. Cada vez son  más las personas que se suman a esta modalidad de trabajo freelance, muy propia del nuevo siglo, las nuevas tecnologías y las posibilidades que ellas han abierto.

En principio, trabajar desde la propia casa requiere de conducta, esfuerzo y mucha organización, aspectos que quizá no todos tengamos, ya que uno es su propio “jefe”, y como tal, debe conocer sus propias exigencias, limitaciones, ritmos y formas más productivas de realizar el trabajo, sea cual sea.

Otro aspecto que puede llegar a ser tedioso es el de los horarios: si bien es una ventaja que uno pueda manejar sus propios horarios, y organizar su día, son muchas las veces que se termina siendo totalmente desorganizando y trastocando lo que sería la estructura de “un día normal”, con un mayor cansancio y estrés en consecuencia.

La paga: aunque dependerá del trabajo que realicemos, por lo general, suele ser algo inferior. Si bien hay ciertos trabajos independientes que, según el volumen de las ventas -por caso- pueden estar bien retribuidos, hay muchos otros (redactores, bloggers, etc) que no. Incluso hay veces en que el cobro puede ser una odisea, y hay que andar detrás de los clientes para poder obtener nuestro pago.

Además, y otro aspecto no menor: se suele estar “desprotegido”, fuera del sistema de previsión, o bien deberemos ser autónomos y costearnos por nuestra cuenta los aportes y obra social.

La falta de estructura a la hora de trabajar, y el tener que tomar todas las decisiones y valernos de nuestros propios recursos no es tampoco para cualquiera. No sólo el no tener horario fijo (a no ser que tengamos una disciplina particular y nos autoimpongamos el cumplir uno), sino el no tener un equipo atrás u otra persona a la que pedir ayuda puede ser llegar a ser desgastante.

Son muchos los trabajadores freelance que terminan agotados, y no tanto física sino también mentalmente. Lo esencial será saber cuándo parar y hasta dónde comprometerse, lo que también es todo un desafío y aprendizaje.

Si bien hay muchas compañías y agencias que piden trabajadores freelance, por lo general, a través de proyectos en específico, no siempre será así -dependerá de nuestra especialidad-. Por lo general, diseñadores, programador o, incluso, traductores, podrán conseguir este tipo de contrataciones, pero también se corre el riesgo de terminar desempeñándose en un proyecto poco atractivo, aburrido o que no sea de nuestro agrado.

En conclusión, esta modalidad de trabajo puede no ser apropiada para todos, pero sin dudas, valdrá la pena probarla si se tiene la posibilidad, ya que significa de un gran aprendizaje y una mayor independencia personal y profesional. Lo ideal sería introducirse en al trabajo freelance de a poco, e ir viendo cómo nos sentimos y cómo nos desenvolvemos.

Fuente Lukor.com

Foto Kevin Shorter en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...