Todos estamos en la red

Los profesionales de recursos humanos de las empresas, encargados de seleccionar al personal que formará parte de sus organizaciones, “husmean” la red en busca de información de aquellos candidatos que más encajen con el perfil y asegurarse así, si es la persona adecuada. Lo que más llama la atención en las búsquedas, son asuntos escabrosos o comprometidos que den mala imagen a un candidato.

Hoy en día todos estamos en la red. A través de las redes sociales y profesionales se puede encontrar el rastro de cualquiera de vosotros.

Los profesionales de recursos humanos de las empresas, encargados de seleccionar al personal que formará parte de sus organizaciones, “husmean” la red en busca de información de aquellos candidatos que más encajen con el perfil y asegurarse así, si es la persona adecuada. Lo que más llama la atención en las búsquedas, son asuntos escabrosos o comprometidos que den mala imagen a un candidato.

Van a proceder a rastrear redes sociales (myspace, facebook) y redes profesionales (xing, linkedin, viadeo, etc.) en las que todos alguna vez nos hemos registrado.

Habrá que tener un cuidado extremo en los detalles que se publiquen en ciertas redes sociales, sobretodo, aquellas que sean más informales, pues la información que en ellas aparezca, estará al alcance de aquellos que saben buscar las cosas. Pensad que todo vale para que estos puedan desechar o no, vuestras candidaturas.

Muchos de vosotros os confiáis y colgáis por ejemplo en la red social por excelencia facebook todo lo que os resulta gracioso de vuestras vidas para que lo vea vuestro círculo cercano, sin embargo, sino establecéis los filtros adecuados de confidencialidad, cualquiera puede acceder. Y a día de hoy, pocas personas lo hacen.



De esta forma, cualquier persona puede acceder a las fotos de vuestra última juerga en la que ibais un poco pasaditos, aquellas en las que aparecéis disfrazados de cualquier cosa, etc. También pueden leer todo lo que publicáis en vuestro muro o en el de cualquiera de vuestros contactos. Está claro que cada uno es libre de poder colgar en su ficha de las redes sociales lo que le apetezca. Eso sí, debéis ser concientes de que cualquier ojo indiscreto podrá acceder a esa información.

Por supuesto, también podrán ojear los distintos perfiles que tenéis y a qué dedicáis vuestro tiempo en este tipo de red, como por ejemplo buscar vuestra media naranja o buscar alguien para pasar un rato.

También cuidado con las redes profesionales porque aunque parecen de una temática más seria pueden ojearlas cualquiera. Así que poned una foto decente y presentable; nunca se sabe quien puede verla y una imagen vale más que mil palabras, recordadlo. Luego tened claro que debe coincidir la trayectoria profesional que ponéis en este tipo de redes con la que reflejáis en vuestros CV. Sino os buscareis un problema; esta contradicción es significativa de que algo no cuadra y el seleccionador tendrá donde poder rascar y cebarse para poneros en apuros.

Mucha gente dice que los seleccionadores tienen cosas mejores a las que dedicar su tiempo que a mirar estas cosas, sin embargo, es su trabajo contrastar todo y buscar toda la información adicional que puedan encontrar en la red sobre vosotros los candidatos. Así que les interesa dedicar su tiempo de trabajo en esto. Tienen tiempo y paciencia. Sino encuentran nada y estáis limpios, reforzará vuestra candidatura.

O igualmente, lo que encuentran es digno de mención y sube puntos vuestras posibilidades; no tienen porque encontrar sólo cosas negativas. Hay grandes profesionales en el mundo de la selección que saben dónde buscar y son unos expertos a la hora de encontrar información de los sitios más variopintos.

Si las redes sociales y profesionales no aportan nada de algunos candidatos no respiréis aliviados porque aun les queda el plato fuerte: “San Google”. Es el ojo que busca y encuentra cualquier tipo de información. Permite hacer infinitas búsquedas insertando en su “caja mágica” las palabras que se quieran y te saca todo lo que tenga algo de relación.  Y con paciencia, al final, algo sale.

Así que cuidadito con insultar a vuestros compañeros o jefes en foros, blogs, portales de cualquier tipo porque se puede llegar a ellos. Prohibidísimo criticar a vuestra empresa en cualquiera de estos sitios porque os podéis meter en serios problemas. Es ilegal particularizar, tanto en blogs y Webs, sobre vuestra compañía específica y compañeros de trabajo en los que “rajáis” y “despotricáis” contra ellos. Esto no significa que no podáis tener blogs o Webs sobre la temática que os apetezca; la red es libre y vosotros sois mayorcitos ya.

En Google se pueden encontrar páginas donde estéis registrados con vuestro nombre y apellidos, o donde figure vuestra dirección de email. También saber si formáis parte de algún partido político, asociación, organización de cualquier tipo y temática. Busca todo tipo de perfiles que puedan encontrar algún dato vuestro. Esta claro que los buscadores de personal van a prestar más atención a la trayectoria profesional, sin embargo, no van a hacer “ascos” a toda la información personal que encuentren sobre vosotros.

No sería la primera vez que se encuentran verdaderas sorpresas sobre las vidas privadas de alguno de los candidatos ideales a priori para determinado perfil y todo influye porque ellos no os conocen y tienen que buscar para asegurarse. A veces encuentran información personal que no debería influir a priori aunque todo cuenta.

La red aporta grandes beneficios para todos ya que nos permite encontrar información sobre cualquier cosa en un corto periodo de tiempo y poder establecer conversación en tiempo real con personas que se encuentran en cualquier parte del mundo.

La red se ha desarrollado tanto que se usa para nuestra vida profesional y también personal.

No hay que alarmarse. Simplemente hay que ser consciente de las cosas. Si no tenéis nada que ocultar podéis estar tranquilos porque buscarán pero no van a encontrar nada que no se pueda saber de vosotros. Pensad que a través de estas redes, pueden contactar con gente que os conoce y contrastar determinada información con ellos.

Hoy en día, todo se puede encontrar. Vuestra vida personal es privada y la red puede hacer que se convierta en pública. Debemos saber diferenciar qué se puede colgar en la red y qué no.

Pensabais que los únicos que podían ser observados eran los habitantes de la casa de gran hermano a través de las cámaras y mediante sus círculos no tan cercanos que sacan todo sobre sus vidas.

Bueno pues vosotros también podéis ser espiados y observados a través de la red por más gente de la que os pensáis. ¿Cómo os quedáis ahora?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...