Responsabilidad Social Empresarial, la ética de los negocios

En la actualidad más de una empresa afirma tener un programa de Responsabilidad Social dentro de sus actividades oficiales y, es mas, a veces parece que hicieran competencia por ver cual de ellas ofrece mayores beneficios o cumple con tareas más encomiables. ¿Exactamente de qué hablamos cuando nos referimos a la Responsabilidad Social Empresarial? (RSE O RSC, se utiliza la segunda en el caso de Corporaciones), estamos frente a una simple ayuda, a un financiamiento quizá, a la asesoría legal o intelectual o la suma de estos tres elementos hace que en realidad se llame RSE y no donación o caridad. Vamos a revisar algunos antecedentes o precursores de lo que seria la RSE y daremos la definición que las mismas empresas -durante congresos y convenciones -le han dado a este nuevo concepto, para contrastarlo con la realidad y ver si todo este tipo de actividades que realizan las empresas pueden ser llamadas Responsabilidad Social.

En la actualidad más de una empresa afirma tener un programa de Responsabilidad Social dentro de sus actividades oficiales y, es mas, a veces parece que hicieran competencia por ver cual de ellas ofrece mayores beneficios o cumple con tareas más encomiables.¿Realmente existe una ética de los negocios?

¿Exactamente de qué hablamos cuando nos referimos a la Responsabilidad Social Empresarial? (RSE O RSC, se utiliza la segunda en el caso de Corporaciones), estamos frente a una simple ayuda, a una financiación o quizá, a la asesoría legal o intelectual. O a la suma de estos tres elementos hace que en realidad se llame RSE y no donación o caridad. Vamos a revisar algunos antecedentes o precursores de lo que seria la RSE y daremos la definición que las mismas empresas -durante congresos y convenciones -le han dado a este nuevo concepto, para contrastarlo con la realidad y ver si todo este tipo de actividades que realizan las empresas pueden ser llamadas Responsabilidad Social.


Foto: Pymes y Autonomos

Haciendo un poco de historia podemos observar que las inversiones con carácter ético (pensando en el entorno, en la sociedad) tuvieron su origen en la década de los cincuenta cuando algunos grupos religiosos de Estados Unidos, como los cuáqueros, comenzaron a aplicar ciertos criterios en sus inversiones y por ejemplo en sus políticas de inversión excluyeron a empresas relacionadas con la producción de tabaco y alcohol, la industria del juego y en general aquellos giros comerciales que dañaban el “tejido moral de la sociedad”.

De la misma forma en 1968 los denominados inversionistas éticos L.E.Tysson y J.E.Corbett realizaron movimientos en contra de los bancos que desviaban recursos a empresas subsidiarias de la guerra de Vietnam. Si bien es cierto esto no podría ser llamado Responsabilidad Social, al menos podíamos ver una preocupación del entorno, de la sociedad, antes de realizar una inversión, no todo era generar riqueza de manera compulsiva.



Hoy en día, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), puede definirse como la contribución activa y voluntaria a las mejoras sociales, económicos y ambientales –muy pertinente ahora con las implicaciones del calentamiento global- por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido.

Hay ciertos organismos de carácter internacional que se encargan de delimitar en lo posible el concepto teórico de la RSE, cuyas directrices sirven como orientación para las empresas que se deciden a transitar por este camino. Dentro de los más destacados se podría citar a los siguientes: Global Compact (Pacto Mundial) de Naciones Unidas y Global Reporting Initiative (Iniciativa para la Rendición de Cuentas Global).


Foto: Pfizer

La RSE, entonces, va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento. En este sentido, la legislación laboral y las normativas relacionadas con el medio ambiente son el punto de partida con la responsabilidad ambiental. El cumplimiento de estas normativas básicas no se corresponde con la Responsabilidad Social, sino con las obligaciones que cualquier empresa debe cumplir simplemente por el hecho de realizar su actividad. Sería difícilmente comprensible que una empresa alegara actividades de RSE si no ha cumplido o no cumple con la legislación de referencia para su actividad.

Bajo este concepto de administración y de management se engloban un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresarial que persiguen un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental. La responsabilidad social de la empresa (RSE) pretende buscar la excelencia en el seno de la empresa, atendiendo en especial a las personas y sus condiciones de trabajo, así como a la calidad de sus procesos productivos.

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la responsabilidad social de la empresa es el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con los demás actores. La RSE es una iniciativa de carácter voluntario.


Foto: Nunatak

Las principales responsabilidades éticas de la empresa con los trabajadores y la comunidad son:

 Servir a la sociedad con productos útiles y en condiciones justas.
 Crear riqueza de la manera más eficaz posible.
 Respetar los derechos humanos con unas condiciones de trabajo dignas que favorezcan la seguridad, la salud laboral, el desarrollo humano y profesional de los trabajadores.
 Procurar la continuidad de la empresa y, si es posible, lograr un crecimiento razonable.
 Respetar el medio ambiente evitando en lo posible cualquier tipo de contaminación minimizando la generación de residuos y racionalizando el uso de los recursos naturales y energéticos.
 Cumplir con rigor las leyes, reglamentos, normas y costumbres, respetando los legítimos contratos y compromisos adquiridos.
 Procurar la distribución equitativa de la riqueza generada.

Las empresas han comenzado a adoptar la RSE no sólo como resultado de presiones de los consumidores, los proveedores, la comunidad, las organizaciones de activistas, los inversionistas, etc. (también llamados en conjunto stakeholders); sino también como una actividad estratégica adicional en la competencia comercial. La empresa desempeña un papel muy importante en la vida de las personas no sólo como generadora de empleo y de riqueza, sino como agente de desarrollo en las comunidades en la que están insertas. Las grandes empresas son conscientes de ello y aprovechan las expectativas que genera la RSE para obtener ventajas competitivas. La filantropía corporativa ha dejado de ser una actividad autónoma confiada a una fundación y cada vez más forma parte de las estrategias que contribuyen a realizar el objeto social de la empresa.

En conclusión, podemos decir que en la economía actual, es menester de la sociedad exigir cada vez mayor Responsabilidad Social a las empresas. Ya no se trata sólo de crear empleo y de generar riqueza y valor. Hoy en día el éxito involucra el desarrollo de los agentes que la rodean y participan en ella directa o indirectamente (empleados, clientes, proveedores, socios y la comunidad en general). Para las empresas, La gestión bajo este esquema, no sólo le brindará mayores beneficios sino que –como ya vimos- le ayudará a reducir costes a su organización, así como también adquirir mayores ventajas competitivas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...