Porqué crear una ONG

Algunos puntos sobre las ONG, para tener en cuenta a la hora de emprender una organización no gubernamental.

markplus_news en www.flickr.com

Una Organización No Gubernamental (ONG) es una entidad de carácter privado, su creación es independiente de los diferentes tipos de gobiernos que puedan existir tanto a nivel nacional como internacional.En el ámbito legal, puede ser denominado asociación, fundación, cooperativa, corporación, etc. Sus objetivos y fines están definidos por sus integrantes. Su financiamiento proviene de personas físicas particulares, organismos internacionales, empresas, estados, otro tipo de organismos, etc. Sus recursos económicos provienen de subvenciones o convenios y de los recursos propios que generan a través de las cuotas de las personas que son socias de la organización.

Las ONG son unos de los fenómenos que caracteriza a la sociedad moderna. Su importancia fue rápidamente reconocida por la UNESCO, que en un documento señala que “desde que fue creada en 1946, la UNESCO considera que las organizaciones no gubernamentales (ONG) son colaboradoras fundamentales y constituyen un enlace insustituible con la sociedad civil. La UNESCO fue el primer organismo internacional que estableció vínculos con ellas y también dio origen a ONG, como el Consejo Internacional de Museos (ICOM) y el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU).

Actualmente, esta colaboración es el fundamento de una gran parte de su labor en todos sus ámbitos de competencia». Las ONG tienen como características ser organizaciones que trabajan en más profunda relación con las personas, que lo que lo hacen los programas gubernamentales.



Una de las principales causas para que funcionen mejor en el ámbito social y de emergencias es que son organismos poco burocratizados y más ágiles. Estos dos últimos aspectos le dan la posibilidad a las ONG de actuar en forma más rápida y con menor costo. Esto puede apreciarse principalmente en el plano de la salud y educación.La revista de la UNESCO nos informa que el término ONG engloba a una multiplicidad de organizaciones, como la Cruz Roja, la más importante, que tiene 105 millones de miembros y 230 millones de beneficiarios cada año; ONG internacionales que actúan como grupos de presión por una causa, ya sea el medio ambiente (Greenpeace, 2,7 millones de miembros), los derechos humanos (Amnistía Internacional, más de un millón de miembros), la infancia (Save the children), las minas antipersonas (Handicap International); ONG locales que están al servicio de un pueblo o de un barrio; y todo un universo de asociaciones y federaciones de artesanos, de sindicatos (de mujeres, de periodistas, de campesinos), locales, nacionales e internacionales. Las llamadas Organizaciones no Gubernamentales (ONG) tienden a fomentar la cooperación y la solidaridad y a ejercer un control sobre los conflictos de marcada incidencia social. Permiten dar el encuadre jurídico-organizacional necesario para llevar adelante la idea.Las ONG, a su vez, pueden ser clasificadas en dos grandes grupos:1) Los beneficiarios son sus propios miembros. Por ejemplo, los centros de estudiantes o bien las mutuales.2) Los beneficiarios son otros. Allí encontramos un sinnúmero de organizaciones como las de defensa de los derechos de la mujer, de los derechos de los consumidores y usuarios, de protección y defensa del medio ambiente, entre otras.La forma jurídica que adquieren las ONG es la de asociación o fundación, según corresponda. Ambas poseen claras diferencias, desde su constitución, así como en su funcionamiento.Las principales bases que guían a estas organizaciones son los valores. Valores como solidaridad, ayuda mutua, cooperación, colaboración para poder ponerse en contraste con el individualismo y el materialismo tan típicos de nuestra sociedad capitalista.Es en este sentido que la coordinadora española de las ONG de Desarrollo (ONGD) ha elaborado un código de conducta, en el que se definen las principales características de una ONGD.Además de este código de conducta, existen algunas pautas y sugerencias para tener en cuenta en el momento de crear una fundación, asociación o cualquier otro tipo de ONG:

a. Plasmar por escrito. Tener en claro lo que se desea encarar desde el principio: qué se va a desarrollar, el rol de los integrantes, cómo será el ingreso de nuevos miembros, cómo se obtendrán fondos para el mantenimiento, la duración, el gobierno, la administración, quién será el presidente o el secretario, cómo se disuelve y demás. De este modo se evita tener que hacer modificaciones posteriores, ahorrando tiempo y dinero.

b. Asesorarse. Contar con asesoramiento profesional (abogados, contadores, escribanos…) que podrán proponer encuadres jurídicos (costos, tiempo, funcionalidad) acordes a las necesidades.

c. Tomarse el tiempo necesario. Armar bien y con tranquilidad, para evitar observaciones del organismo de control. En el sitio de Internet de la IGJ se encuentran modelos de las “vistas” más comunes. Tener en cuenta que estos trámites terminan llevando más de lo previsto. Armarse de paciencia y continuarlo hasta el final.

d. Hay muchos trámites que pueden efectuarse previamente. Consultar sobre la homonimia de la asociación o fundación a constituir o reservar el nombre.

e. Fijar metas claras y concretas. Tener en claro siempre un objetivo viable, concreto y progresivo en el tiempo. De nada sirve constituir una organización a nivel legal y no contar con una estructura adecuada a nivel humano y económico para poder desarrollarla.

f. Concientizar. Es el Estado el que otorga la autorización para funcionar a este tipo de organizaciones, y siempre tienen que tener un objetivo superior. No olvidar, por el transcurso del tiempo o por circunstancias personales, que han sido creadas por la ley para generar espacios de información, asesoramiento, asistencia, promoción, concientización, colaboración, cambio y renovación ciudadana. Estar al frente de una asociación o fundación genera –ineludiblemente- responsabilidad tanto a nivel personal como social.

Finalmente quisiera poder dar mi opinión y considero que todas las personas tenemos un rol constructor, transformador y renovador en la sociedad y es nuestro derecho hacerlo valer. Todas las personas tenemos el derecho de asociarse, de expresarse, de la igualdad de oportunidades y debemos hacerlos valer. Las ONG son una alternativa valida para poder ejercer todos estos derechos y es además un buen lugar donde poder fomentar la solidaridad, la cooperación y ejercer algún tipo de solución sobre los conflictos sociales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...