Nuevos tiempos. Nuevos currículos. (I)

cvzach-klein.gif

¡Renovarse o morir! Típico pero totalmente cierto. Ya sabes que el plano laboral el secreto está siempre en diferenciarse del resto. En el caso de tu currículo vitae no iba a ser menos. Seguro que estás cansado de visitar páginas en la red o consultar documentos que siempre dicen lo mismo acerca de la forma de redactar lo que será tu carta de presentación a la empresa que oferta ese empelo con el que sueñas.

Aunque las formulas preestablecidas para la mayoría están muy bien y pueden sernos útil como referencia, lo cierto es que, a estas alturas incorporar un poco de innovación en tu curriculo es más que una formalidad opcional una obligación que te abrirá muchas puertas. No se trata de incluir un folio de color chillón ni de utilizar una tipografía moderna pero ilegible. En el equilibrio está la virtud y seguro que sabes hacerlo de una forma elegante. Aquí te dejamos algunas claves además de otra serie de recomendaciones difíciles de encontrar en la red, entre ellas, que odian y que les encanta encontrar en tu curriculo a los responsables de selección en las empresas.

Puede que no nos paremos a pensarlo pero es realmente increíble como algunas personas brillantes académicamente hablando, repletas de virtudes y de puntos fuertes que ofrecer a las empresas fallan justamente en ese último paso imprescindible para comenzar a trabajar. Es realmente injusto que después de años de estudios y sacrificios cuando llega el momento de la verdad se pierdan puestos de trabajo sólo por no haber dedicado suficiente tiempo a nuestro currículo. Puedes ser muy bueno pero si no sabes reflejarlo en tu currículo no servirá para nada. Queramos o no es la única herramienta que tienen para evaluarnos. Por eso debemos cambiar nuestro concepto sobre el curriculum y aprovechar esta oportunidad para destacar.

¿Cómo hacerlo? Nuestra primera propuesta es que cuides y personalices la forma en que presentas todos tus datos. El mejor modo de hacerlo es que dejes de pensar en ti como persona individual y te imagines que eres una empresa que va a ofrecer sus servicios a otra empresa. En este caso tú eres tu mejor producto y como tal debes venderte.


Construye tu propia imagen corporativa. Con unas nociones básicas de algún programa de diseño podrás diseñar tu propia marca. Puedes hacerlo con tu nombre, tus iníciales o nombre profesional si lo tienes aunque habrá tantos resultados como personas. La creatividad manda.

Elige unos colores armoniosos (los tonos naranjas están muy de moda y transmiten valores positivos), una tipografía de diseño pero perfectamente legible (puedes encontrar miles en este enlace) y atrévete a experimentar que pequeña marca distintiva sobre ti mismo puedes incorporar al curriculum. El resultado puede ser quizás un garabato elegante con tu nombre, una pequeña ilustración que te represente, una sola letra acompañada de una mancha ficticia de tinta,…

Elige el mejor lugar para situar ese sello distintivo y colócalo en todas las páginas del currículo (recuerda que no deben ser más de dos). Según sus características puedes situarlo en la parte superior izquierda o derecha del folio, de forma vertical ocupando la columna izquierda, etc… Todo depende de cómo sea tu marca.

¡Ya tienes tu propia imagen como profesional! Ahora, si lo consideras adecuado, puedes innovar un poco más utilizando diferentes opciones. ¿Qué te parece un currículo organizado de manera horizontal en el folio? Puedes poner tu foto y datos en el centro dentro de un pequeño recuadro que puede tener el mismo color que tu marca. A partir de aquí puedes empezar a organizar la información hacia el resto del folio, rodeando tu foto. ¿Te parece raro? Si lo haces de un modo sutil y elegante no habrá empresario que lo pase por alto.

Otra opción es hacerlo de manera vertical pero maquetando tu página de un modo un poco más original separado en temáticas tus datos a través de diferentes elementos: finas líneas, colores, cuadros, etc… En todo momento ten cuidado con el uso de los colores. Consulta alguna página como esta que te ofrecen de un modo gratuito nociones básicas sobre el uso del color.

De un modo u otro sólo tú debes saber hasta dónde puedes llegar. Incluso es normal que emples este tipo de currículos en algunas empresas y en otras no dependiendo de si son más conservadoras o abiertas a la innovación. Ni que decir tiene que también depende de tu perfil. Si eres diseñado, publicista o fotógrafo, un bloguer o periodista que trabaja en una empresa muy vinculada a las nuevas tecnologías o si trabajas en el campo audiovisual será muy positivo contar con un currículo así.

En cuanto al contenido de tu currículos hay determinados aspectos que no puedes pasar por alto por más que se repitan una y otra vez en algunos de los modelos erróneos que circulan por la red. Son los típicos detalles que no gustan a los seleccionadores de las empresas y que te irán restando puntos.

En el ranking de los errores más comunes se encuentra en primer lugar el de incluir delante de los datos personales la descripción de los mismos. No pongas “Nombre: Manuel Díaz” o “Dirección: Avenida República Argentina…”. El seleccionador ya sabe que Manuel Díaz es tu nombre y que República Argentina es tu dirección por lo que bastará con escribir esto directamente. Parece una tontería pero los examinadores se irritan bastante por este tema.

Si optas por no ponerlo además de ahorrarle el “disgusto” te ahorras bastantes palabras. Esto es algo muy importante porque los empresarios odian currículos largos que enciman cuentan con datos que podrán omitirse. Por eso, si puedes, redacta tu currículo en una página y, si no es posible, en dos pero jamás superes esta cantidad. No es necesario que comiences una nueva línea a la hora de introducir tus datos personales. Puedes hacerlo en una línea o dos con total tranquilidad.

En la segunda parte de este post continuaremos ofreciéndote los mejores consejos para que consigas un currículo diferente y que sume puntos en lugar de restarlos. ¡Seguro que sabes sacarte partido! También puedes consultar el post en el que te hablamos acerca de los currículos animados y los videocurriculos o aquel en el que te animabamos a presentar tu currículo en formato blog.

Foto: Zach Klein

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...