Mejora tu productividad con un poco de distracción

El trabajo, las distracciones y la optimización del tiempo para mejorar la productividad.

Un poco de distracción -medida- en el trabajo mejora la productividad

A esta altura del año, la preocupación de muchos trabajadores se centra en mejorar su productividad y añadir el éxito y la satisfacción en el trabajo, pero también en cualquier cosa que se haga en la vida. Y es lógico, en la mayoría de los empleos se mide a los trabajadores por objetivos y ellos se traducen en productividad.

Sin embargo, a esta altura del año el cansancio se hace notar y las distracciones son muchas, pero eso no tiene por qué significar una caída en la productividad. De hecho, la distracción es lo mismo que el foco que debes poner en tus tareas: Para distraerse de X tiene que centrarse en Y.

Muy a menudo los trabajadores se apresuran a obtener grandes logros en un día, y el éxito sólo para darse cuenta, en retrospectiva, que esas cosas que hemos logrado no van a llevarnos a donde queremos ir. No es una falta de esfuerzo. Es la falta de dirección y el enfoque.

Se puede cambiar el éxito al cambiar la forma de pensar: Una mentalidad de crecimiento es el secreto para maximizar el potencial.


Y tan sólo 18 minutos al día pueden ahorrar horas de ineficiencia. El truco está en elegir tu enfoque deliberadamente y con prudencia, y luego siempre recordar en que te concentras durante el día.

Todos queremos lograr algo en la vida, queremos y valoramos el éxito, pero no solemos conseguirlo todas las veces que lo pretendemos. Hacer una pausa y preguntarse por qué y luego cambiar lo que no estamos haciendo bien es el camino a la felicidad en donde la superación de las distracciones y el enfoque más adecuado es el primer paso.

Una de las distracciones más grandes en el trabajo son las redes sociales. Los medios de comunicación social pueden causar estragos en un día. Es muy tentador simplemente checkear y ver lo que están publicando tus contactos o si tienes mensajes que responder.

Lo mejor, para evitar la tentación y la pérdida de tiempo es acordonar el tiempo específico en el día o la noche en la que asignarás a las redes sociales y elegirás la cantidad de tiempo que funcione para ti, colocándolo en tu calendario. Así, por ejemplo, podrías decidir que va a revisar los sitios de 12:00 – 12:30. Fuera de esos momentos, deja que tus medios de comunicación social sigan fluyendo sin tu participación. Igual tarea se puede realizar para manejar el correo electrónico y ahorrar una gran cantidad de tiempo, procesándolo por lotes en lugar de contestar cada correo a medida que ingresa.

Fotografía: USAG-Humphreys en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...