La importancia del reconocimiento

Para que una empresa sea rentable, eficiente, reconocida y exitosa muchos aspectos deben estar en sintonía y bien explotados. Pero por lo general la preocupación consiste en mejorar la tecnología, las finanzas, el marketing, la productividad, etc, que sin duda son importantes pero se suele fallar en una de las mas simples: el reconocimiento.

El rol de las personas dentro de la organización empresarial ha ido transformándose a lo largo de los años. Lo que en sus comienzos era llamado mano de obra, posteriormente se tradujo a recursos humanos, que consideraba al individuo como un recurso más a gestionar en la empresa, y en la actualidad se habla de personas, motivación, talento, conocimiento y creatividad.

Para que una empresa sea rentable, eficiente, reconocida y exitosa muchos aspectos deben estar en sintonía y bien explotados. Pero por lo general la preocupación consiste en mejorar la tecnología, las finanzas, el marketing, la productividad, etc, que sin duda son importantes pero se suele fallar en una de las mas simples: el reconocimiento.

Se considera que el factor clave de toda organización son las personas ya que en estas reside el conocimiento y la creatividad. Por esta razón una motivación en el momento indicado es fundamental para el éxito de la empresa.

La falta de reconocimiento genera disconformidad, resentimientos, rencores y desmotivación. Por ello es imprescindible que se reconozca la labor de quien se esfuerza por hacer bien su trabajo, cumple con las expectativas y además hace esfuerzos extra.



No se trata reconocimientos económicos, todo lo contrario lo que alienta a los empleados es un comentario o un cumplido de parte de su superior.
Casualmente, en las empresas donde los sueldos son más voluptuosos, se detectan fallas en la conducción, y por lo tanto en el reconocimiento. En ellas lo único que se ve son empleados desalentados, sin gana de colaborar con sus inmediatos, ni brindar ayuda a los demás. Esto deja en claro que el sueldo no es lo único que moviliza a los trabajadores, muchas veces una palmada en la espalda, una felicitación o un presente causa mas efecto que una suba en el salario.

Con la falta de reconocimiento se logra que el colaborador que tenía entusiasmo, decaiga y se ponga a la defensiva, cometa errores, se vuelva incrédulo y piense que es inútil esforzarse porque nadie lo notará, perjudicándose así la gestión gerencial.

Aquí se demuestra que un error en la parte gerencial de la empresa se transmite a todo el resto, generado de esta manera un efecto domino, un mal estar generalizado y un clima de trabajo tenso.

Este tipo de errores va ser muy difícil de restaurar y no se logra con un simple aumento de sueldo. Para lograr tal cambio va a ser sumamente necesario realizar una autoevaluación crítica que toque distintos puntos para rever, y trabajar en equipo con sus gerentes para mejorar el clima laboral.

Las empresas que no le brindan la importancia que merece al recurso humano, no logran más que un déficit en recursos cualificados y rotación continua de personal. Generando de esta manera mas gastos para la reclusión de personal e incomodidad para aquellos que continúan en sus puestos de trabajo.

El mercado de trabajo se a transformado y en la actualidad la retribución a dejado de ser el elemento principal a tener en cuenta a la hora de seleccionar un puesto dejando paso a otras consideraciones como la flexibilidad, las medidas de conciliación y el desarrollo personal.

Estos elementos conforman lo que se llama salario emocional, que no es mas que el trato que la persona recibe de parte de sus superiores.
No es un tema para abordarlo por arriba ya que está en juego la empresa y el prestigio que la misma posee. Si se quiere dar una buena imagen es necesario prestarle atención a todas las aristas que puedan surgir ya que una percepción negativa tanto para la empresa como para los trabajadores hace disminuir el rendimiento de los empleados y como consecuencia inmediata, la productividad.

Hoy en día las principales razones de permanencia o abandono de la empresa se centran en razones de tipo emocional. Cada vez son mas valorados: la flexibilidad, la autonomía, los programas de apoyo, la formación, las medidas de conciliación de la vida personal y laboral y el buen ambiente laboral.

Para que el ánimo de los empleados no decaiga, el trabajo se vuelva más agradable y la organización gane eficiencia es necesario cambiar algunas actitudes, que aquí en este artículo le brindamos:
Reconocimiento: ¿A quién no le gusta que su trabajo sea reconocido?. Sin embargo muchos managers dicen: ¿Por qué debo felicitar a un empleado que hizo bien su trabajo? Al fin y al cabo le pagan para eso. Grave error un sencillo cumplido es un poderoso agente motivador.

Muchas veces a la empresa no le genera un gasto demasiado alto y recibir un presente el dia del cumpleaños es muy reconfortante para quièn trabaja en dicha instituciòn, mas alla del valor, el gesto demuestra una actitud amistosa.

Si quiere motivar a sus empleados no ejerza un liderazgo rígido y autoritario. Entienda que el buen jefe es el que considera que su misión apenas consiste en guiar a sus empleados.

Hable con ellos: Muchas veces el jefe no pide consejos a sus empleados por temor a que se debilite su imagen. El empleado por su parte, tal vez tenga brillantes ideas para mejorar su productividad pero no se atreve a comunicarlas. El líder eficaz es capaz de dejar de lado su orgullo y pide constantemente consejo a sus colaboradores sobre nuevas formas de impulsar el rendimiento.

Muchos son los instrumentos que pueden apoyar a la empresa en su camino hacia la flexibilidad siendo uno de ellos la incorporación de las nuevas tecnologías utilizadas para una mejor organización del trabajo y optimización del tiempo. Un elemento importante a la hora de motivar es la Comunicación. En numerosas ocasiones la empresa ha incorporado programas de mejora y ventajas para las personas que trabajan en ella, pero no sabe transmitirlas adecuadamente y pierden su eficacia ya que no tienen repercusión.

Es primordial que la parte gerencial de la empresa sepa transmitir adecuadamente el proyecto empresarial y hacer sentir a los empleados y empleadas su implicación en el mismo. Como así también no dejar de lado las medidas de conciliación e igualdad y la sensibilidad de la empresa hacia la situación personal de los que trabajan en ella, son instrumentos fundamentales para motivar y retener el talento y mejorar los resultados empresariales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...