La carta de presentación

Redactar una carta de presentacion requiere mucho cuidadoPara completar una candidatura a un puesto de trabajo, no basta con diseñar un currículum atrayente: también debes adjuntar una carta de presentación. En ella te darás a conocer a la empresa, describirás tu bagaje profesional y expondrás los motivos por los que crees que serías el empleado ideal para ese puesto.

La carta de presentación se divide en tres partes:

1. Encabezamiento: en la parte superior derecha del folio deberás indicar tus datos personales (nombre completo y domicilio), así como la fecha en la que redactas la misiva. Debajo, pero en el margen izquierdo, debes escribir el destinatario de la carta. Éste puede ser un departamento (Recursos Humanos, Personal, Marketing…), pero si conoces el nombre del encargado responsable del proceso de selección, miel sobre hojuelas. También deberás añadir los datos de la empresa, su nombre y domicilio. Y entonces llega uno de los puntos más complicados para los candidatos: ¿cómo dirigirse a la empresa? ¿Cómo saludar? Por supuesto nunca emplees el tuteo, porque es sinónimo de falta de respeto; trátales de usted y sé cordial pero sin adular. En realidad, un simple «Saludos cordiales» o «Estimado señor / señora» es suficiente.

2. Cuerpo: la parte central de la carta es la más importante y la que deberás redactar con sumo cuidado. Una buena presentación puede motivar que el seleccionador considere un currículum que en principio estaba destinado al cubo de la basura. Así que aplícate. Sé breve, conciso y no hagas párrafos de más de tres o cuatro líneas. Si contestas a una oferta de trabajo, menciónala nada más empezar; si es una autocandidatura, présentate, di quién eres («licenciado en…», «diplomado en…») y qué experiencia acumulas. Pero no te extiendas demasiado, pues los detalles se dejan para el currículum. Luego expón por qué crees que mereces una oportunidad, sin parecer presuntuoso pero tampoco pecando de humilde. Simplemente, destaca tus cualidades y destaca tu voluntad de progresar en el mundo laboral.

3. Despedida: no le des vueltas al momento del adiós. Controla solamente que mantienes el tono respetuoso hacia la empresa. Puedes añadir alguna frase que incite a pensar en que realmente deseas el puesto («Quedo a espera de noticias suyas», «Puedo ampliar más datos en una posible futura entrevista»), pero nunca implores nada porque dará la sensación que estás desesperado (y aunque así sea, la empresa no se apiadará de ti). Un «Atentamente» es más que suficiente para preceder a tu firma, que cerrará la carta.

En esta página encontrarás varios modelos de cartas de presentación que pueden serte de ayuda a la hora de redactar la tuya. Recuerda escribir en el idioma natural de la empresa a la que te diriges, no en el tuyo. Una empresa de ámbito catalán valorará que te dirijas a ella en la lengua de Cataluña, lo mismo que con una empresa vasca, gallega o de fuera de España.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...