Formato para realizar una entrevista de trabajo

Si bien cuando hablamos de formatos para realizar entrevistas lo primero que nos viene a la mente es aquello del estilo directo e indirecto, habitual del lenguaje periodístico, este blog trata sobre empleo. Eso significa que tenemos por costumbre hablar de otro tipo de entrevistas, concretamente de aquellas que se enmarcan en el proceso de selección del candidato a un puesto de trabajo. Las entrevistas laborales son nuestra especialidad, y también entre ellas podemos encontrar distintos formatos que aquí analizamos.

Tras la entrevista, los encargados del proceso de selección se reúnen para deliberar

Si bien cuando hablamos de formatos para realizar entrevistas lo primero que nos viene a la mente es aquello del estilo directo e indirecto, habitual del lenguaje periodístico, este blog trata sobre empleo. Eso significa que tenemos por costumbre hablar de otro tipo de entrevistas, concretamente de aquellas que se enmarcan en el proceso de selección del candidato a un puesto de trabajo. Las entrevistas laborales son nuestra especialidad, y también entre ellas podemos encontrar distintos formatos que aquí analizamos.

Según el número de participantes, distinguimos las siguientes:

  • Entrevista individual. Podríamos mal llamarla ‘la de toda la vida’. En ella el entrevistador y el candidato mantienen un encuentro confidencial que permite al primero ahondar en la formación, experiencia, aptitudes y cualidades del entrevistado. También es una de las más temidas, pues obliga al aspirante a enfrentarse solo al reto de estar a la altura. Aunque lo más habitual es que se realice en formato presencial, en ocasiones se realiza una entrevista por teléfono.
  • Entrevista en grupo. En ella uno o dos entrevistadores reúnen a varios candidatos para una entrevista conjunta. La idea suele ser observar cómo se desenvuelve cada uno de los candidatos en compañía de terceras personas, así como su capacidad para trabajar en equipo o determinados rasgos de su carácter (extrovertido o introvertido, dominante o sumiso, seguro de sí mismo, etc.).
  • Entrevista de panel. Se caracteriza por lo opuesto al caso anterior. Varios entrevistadores evalúan a un mismo candidato. Por lo general, cada uno es experto en un ámbito, de tal modo que es posible obtener una visión global del candidato. La variedad de puntos de vista aporta una perspectiva más precisa de si realmente puede encajar en la empresa.


Del mismo modo, las entrevistas también se pueden clasificar según su procedimiento, es decir, según las pautas que sigue el entrevistador para llevarla a cabo. En ese sentido, podemos hablar de las siguientes:

  • Entrevista estructurada y no estructurada. Mientras que la primera parte de un cuestionario cerrado y de orden casi estático, la segunda se compone de preguntas más abiertas y de una dinámica que se acaba semejando a una conversación. La entrevista mixta o semiestructurada se presenta como un punto medio entre ambas.
  • Entrevista de provocación de tensión. Sin duda, la más temida por cualquier candidato. Interrumpirlo, criticarlo, contradecirle… Son técnicas pensadas para poner al aspirante bajo presión y ver cómo reacciona ante esta situación. Es un tipo de entrevista poco frecuente, aunque habitual para puestos de trabajo que requieren un gran aplomo para gestionar situaciones de tensión o estrés.

Así que si tienes que enfrentarte a un proceso de selección, esto es todo lo que te puedes encontrar. En cualquier caso, preparar bien una entrevista, entre otros aspectos, es informarse del puesto a cubrir, de la empresa que lo ofrece, y de aquello que esperan oír de nosotros. Lo demás no depende de nosotros, y de nada nos servirá obsesionarnos con ello.

Fuente: Entrevistadetrabajo.org.

Foto: Alan Cleaver en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...