El permiso de paternidad en Europa

El nuevo permiso de paternidad de un mes sitúa a España tras los países nórdicos y Eslovenia. Analizamos cómo está la situación en Europa y en el resto del mundo.

Father and daughter laughing and bonding

Como no podía ser de otra manera, una de las primeras imágenes informativas del año ha sido el nacimiento de los primeros bebés de 2017. Pero este año, lo hacían con una novedad: sus padres podrán disfrutar del nuevo permiso de paternidad de cuatro semanas, en vigor desde el 1 de enero y que duplica las dos semanas que hubiesen tenido de haber nacido los niños unos minutos antes. Sin embargo hay quien considera insuficientes estas cuatro semanas, y se ha abierto un interesante debate sobre si habría que extenderlo.

Antes de entrar a fondo sobre la situación en otros países de nuestro entorno, hay que destacar que su aplicación se ha ido atrasando desde que se aprobó en 2009; y que de media unos 240.000 padres se acogen a este permiso. Las cuatro semanas llegan por nacimiento de hijo, adopción o acogimiento familiar; aunque contrastan con las 16 semanas que tienen las madres. Algo que según algunas plataformas fomenta la desigualdad; por lo que piden igualar los permisos y hacerlos intransferibles. Así está a cosa en Europa.

Los países nórdicos, a la cabeza

Puede sonar a tópico, pero los países nórdicos tienen unas políticas sociales más avanzadas y eso se nota también en los permisos de paternidad. En Noruega los padres pueden alcanzar los 112 días de permiso. Los 70 primeros son obligatorios, y el resto los pueden compartir con la madre, que puede elegir entre 392 días al 80% o 322 al 100%. Las tres semanas previas al parto y los 42 días posteriores son obligatorios, pero a partir de ahí la madre puede ceder sus días de permiso al padre.

Sus vecinos suecos disfrutan de 60 días de permiso obligatorio y 10 opcionales, mientras que los islandeses cuentan con 90 días de permiso -y 90 a repartir con la madre-, igual que en Eslovenia. La nota discordante la pone la siempre modélica Finlandia, aunque con matices: los progenitores fineses solo tienen 18 días de permiso por nacimiento, aunque hay otros 158 días que se pueden repartir con la madre. Las mujeres tienen 105 días de permiso; y un padre finés puede superar los 170 días por paternidad.

Un caso similar es el alemán, donde ambos progenitores comparten una baja que se puede alargar hasta las 14 semanas. Con el cambio de normativa en nuestro país España se situaría a la estela de los nórdicos, con un permiso similar a los 30 días de los que disfrutan los padres lituanos. Ahora España supera a Portugal, donde los padres tienen 20 días para estar con sus hijos recién nacidos.

Los peores países para ser padre

Hasta el pasado 1 de enero, los 14 días de paternidad españoles estaban a la altura de lo que ofrecen Polonia o el Reino Unido, aunque en el caso de las islas británicas la cifra final puede elevarse hasta los 28 días. Uno más, 15, ofrece Bulgaria. Nuestros vecinos franceses ofrecen entre 11 y 14 días, mientras que a orillas del Báltico letones y estonios cuentan con 10 días de permiso, frente a los 30 de sus vecinos litualos. También en Rumanía se ofrecen 10 días de baja por paternidad.

Peor están las cosas en los Balcanes. Países como Serbia, Bosnia o Croacia solo dan una semana de permiso a los padres. Especialmente curioso es el caso croata, que cuenta con el permiso por maternidad más amplia del mundo: 410 días de baja que revelan el contraste entre la situación de padres y madres. En Hungría tan solo disfrutan de cinco días, los griegos tienen dos y los italianos uno obligatorio y dos más voluntarios. Además, países como Albania no cuentan con permisos de este tipo.

El resto del mundo

Europa es el continente que ofrece mayores permisos por paternidad, como demuestra que más allá del viejo continente los permisos más extensos son las dos semanas que se ofrecen en Australia, Nueva Zelanda o Kenia. En muchos países africanos o asiáticos no se reconoce este tipo de baja, y cuando lo hace no pasa de los 5 días que se ofrecen en Kazajistán o los 3 que hay en Sudáfrica. Algo mejor (10 días) están las cosas en Chad, Costa de Marfil o Mauritania).

Habrá quien asocie esta ausencia de permisos de paternidad al subdesarrollo de muchos países asiáticos o africanos, donde la pobreza es la gran protagonista; un argumento que no nos vale en América. Ni Estados Unidos, ni Canadá ni México cuentan con permisos por paternidad. Es más, en Estados Unidos tampoco existe un permiso de maternidad pagado (sí que lo hay en algunos estados concretos), algo que solo pasa en otro país del mundo: Papúa Nueva Guinea.

Algo mejor están las cosas en América Latina. La baja por paternidad más amplia del continente la ofrece la siempre criticada Venezuela ofrece con 14 días, por delante de los 10 que hay en Ecuador o los ocho en Colombia. Brasil y Chile tienen cinco, Uruguay, Paraguay y El Salvador tres, Argentina, la República Dominicana y Guatemala ofrecen un par de días y en el resto de países del continente, simplemente, no existe con la excepción de la semana ofrecida en las Bahamas.

Más información: Público

Foto: © markcarper

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...