El empleo de los jóvenes está en riesgo por la falta de conocimientos de tecnología

Los conocimientos de tecnología y el empleo laboral empiezan a caminar juntos de la mano, pero las universidades no cuentan con la oferta educativa enfocada a los empleos del futuro que están demandando ya las empresas en la actualidad. Para suplir de manera autodidacta la falta de formación tecnológica y digital y adquirir esos conocimientos, inscríbete en seminarios o cursos MOOC.

desempleo jóvenes

Es evidente que cualquier joven anda todo el día con su smartphone en la mano, pero eso no significa necesariamente que sean grandes expertos en conocimientos tecnológicos, y los van a necesitar si quieren encontrar y mantener su trabajo con vistas al futuro.

Las empresas activan la alerta

Las empresas ya están alertando sobre ello. El 40% de las empresas europeas no encuentra trabajadores con el perfil adecuado, según un documento de la Comisión Europea de 2016. Marianne Thyssen, comisaria europea de empleo subrayó que esto deja a los trabajadores en riesgo de desempleo, pobreza y exclusión social. En España, la situación es similar. Los empresarios manifiestan abiertamente su preocupación por la brecha que existe entre la oferta de nuevos empleos digitales y el perfil con el que salen los jóvenes de la universidad, entre la cualificación de los jóvenes por un lado, y lo que requieren las empresas, por otro.

Este desfase repercute en el desempleo, en vacantes que no se cubren y en la falta de competitividad empresarial de nuestro país, que para 2020 necesitará 3 millones de empleados con preparación digital y difícilmente se encontrarán. Las mayores oportunidades estarán en el sector de la tecnología y la informática, más relacionados con las nuevas profesiones digitales.

A los perfiles digitales se suma la demanda de las titulaciones englobadas bajo el término «STEM» (por sus siglas en inglés), que alude a ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas. En España destacan por su altas tasas de empleabilidad, las ingenierías Electrónica, Aeronáutica y Naval y la Medicina, según el INE. Pero los alumnos que las cursan en lugar de aumentar han disminuido ya que son carreras con salida, pero difíciles, poco atractivas y muy exigentes.

Las universidades tienen que adaptar sus programas educativos porque el mercado está yendo más rápido que la formación, hay un desajuste entre lo rápido que va la tecnología y la confección de los programas académicos, han surgido profesiones que hace cinco años no existían. Las empresas piden competencias más novedosas para empleos que ya existen o incluso para puestos para los que aún no hay titulaciones. Necesitan cocineros que sepan programar, jóvenes que usen robots o tengan conocimientos en mecatrónica para los coches que se fabrican ahora, etc.

La universidad española está enfocada para desempeñar un oficio, por lo que no se forma a los jóvenes de manera integral para que puedan desenvolverse en otras áreas distintas del oficio en el que se han formado. Ahora mismo, lo que mejor funciona es la FP, infravalorada socialmente porque se piensa que el que no vale para la universidad termina en FP, pero lo cierto es que tiene mucha más salida. Sin embargo hay muchos más licenciados que graduados en FP y por lo tanto existe muy poco perfil técnico.

Apúntate a un curso MOOC

Mientras universidades y empresas van actualizando y ajustando sus ritmos, puedes tomar tú mismo la iniciativa, porque no hay tiempo que perder, apuntándote a un curso MOOC.

Mooc es el acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses (cursos online masivos y abiertos). Los cursos masivos no han sido otra cosa que la evolución de la educación abierta en Internet, algo parecido a la Universidad a Distancia pero, a la vez, muy distinto y mucho más próximo. Todos los meses más de 700 universidades de todo el mundo, ofrecen cientos de cursos gratis. Si lo que quieres es hacer un curso gratis en Harvard, Stanford o en Duke y conectar con gente que estudia en las principales universidades del mundo, con los MOOC puedes conseguirlo.

Estos cursos, que comenzaron su andadura en el año 2008, te permiten estar actualizado en tu trabajo, en tu sector o en tu próximo proyecto laboral. El caso más mediático y de los que más contribuyó a una mayor expansión del número de iniciativas y seguidores de los MOOC fue el de Sebastian Thrun que en 2011, creo un curso en línea y abierto sobre inteligencia artificial en Stanford, que atrajo a 160.000 estudiantes.

La gran fuerza de los MOOC reside en su capacidad de unir nodos de conocimiento. Desde una concepción conectivista, donde la creación del conocimiento se basa en el establecimiento de conexiones, está claro que cuanto mayor sea el número de nodos, más posibilidades de aprendizaje hay en un curso determinado. Por lo tanto, el cambio desde las plataformas educativas cerradas a entornos de aprendizaje abiertos ha supuesto la posibilidad de que miles de personas de todo el mundo sigan diferentes iniciativas educativas.

Las mejores universidades del mundo se han unido a este sistema. En España, Crypt4you fue la primera iniciativa de un MOOC en español. Dirigido por los Doctores Jorge Ramió y Alfonso Muñoz. Se trata de un curso de criptografía para programadores y está respaldado por la Universidad Politécnica de Madrid. A esto se ha unido la gran incorporación de la plataforma en español de MiriadaX, impulsada por Telefónica Learning Services y Universia (quien integra a 1.232 universidades de 23 países de Iberoamérica).

Las ventajas de un MOOC, además de no tener limitación en las matriculaciones, son las de poder ser seguido online y su carácter abierto y gratuito, con materiales accesibles también gratuitos. La formación continua y de calidad es la clave, y la experiencia que aportan los MOOC te permiten estar preparado y actualizado en todas tus competencias laborales, especialmente las tecnológicas y digitales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...