El contrato indefinido

contract1.jpg
A la hora de firmar un contrato tenemos que saber qué tipo de contrato estamos firmando porque en función de la modalidad tendremos unos derechos, unas obligaciones y unas determinadas condiciones.

Todo contrato de trabajo debe contener el lugar y la fecha, la naturaleza de los servicios y el lugar donde se van a prestar. Debe aparecer, además, el salario acordado y la forma en que se hará efectivo. Otro dato importante es el plazo del contrato, ya que los hay de tipos muy diversos. Antes de estampar tu firma lee todo, hasta la letra pequeña, y no dudes en hacer preguntas si las tienes porque una vez firmes, será demasiado tarde.

contract2.jpg
Hoy en día, uno de los contratos que da más seguridad y estabilidad a los trabajadores es el indefinido, ya que no tiene fecha de fin, lo que en principio supone que si la empresa no tiene un motivo de peso para despedirte, no debería hacerlo. Los técnicos titulados tienen un período no superior a 6 meses de prueba, mientras que los trabajadores de menos de 25 tienen 3 meses y el resto, 2 meses.

La retribución siempre está en función del convenio colectivo. Es interesante echar un vistazo al convenio para saber si la empresa está siguiendo las pautas. Si la empresa quiere echar al trabajador tiene que avisarlo con una antelación de 15 días y a la inversa, si el trabajador quiere dejar su puesto de trabajo, debe comunicarlo en este plazo. En función del motivo de despido, podrá o no tener derecho a una indemnización.

Según la ley, estos contratos pueden hacerse de palabra o por escrito. Recomendaríamos, siempre, tener un papel porque sabemos que las palabras puede acabar llevándoselas el viento.

Foto 1: Nickd
Foto 2: Bjorn B

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...